Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Historia y Arqueología’ Category

Los atletas estaban sujetos a un férreo y rutinario régimen de vida, sobre todo a partir del siglo IV a. C. cuando los profesionales dominan la pista. En los primeros tiempos, en cambio, los participantes en los Juegos Olímpicos eran los hijos de la elite, pero también obreros. Así, el primer ganador conocido, el corredor Corebos de Elide (776 a. C.), era cocinero, pero también hubo labradores, pescadores y pastores.

palestraMuchos intelectuales tanto griegos como romanos criticaron el profesionalismo por ser las pruebas inútiles para la ciudad y por deformar los cuerpos y ser perjudicial para la salud de los atletas. Estos, en efecto, se entrenaban regularmente en los gimnasios bajo la supervisión de un entrenador, que no dudaba en golpearles con una vara o un látigo para conseguir que siguiesen la rutina. De este modo, realizaban ejercicios con cuerdas, trepaban a los árboles, cavaban, remaban, arrastraban carros junto a bueyes… Los ejercicios estaban adaptados según la disciplina: así, los velocistas corrían por la playa, en cambio, los boxeadores o pancraciastas levantaban piedras o golpeaban sacos rellenos de harina o hijos secos (los pancraciastas colocaban el saco a menor altura al tener que dar golpes en el suelo durante la competición).

En el siglo II se puso de moda un método de entrenamiento desarrollado por Teón y Trifón basado en ciclos de cuatro días, las “tétradas”, donde se alternaban ejercicios pesados y ligeros: el primer día se realizaban ejercicios cortos y enérgicos como preparación del segundo día en que se hacía el entrenamiento más duro, mientras que el tercer día solo había ejercicios ligeros para recuperarse del esfuerzo del día anterior, y el cuarto se realizaba un entrenamiento moderado. Cuenta Filóstrato (Gimnasia 54) que el atleta Gereno de Náucratis murió vomitando en el tercer día de unas tétradas tras haber asistido a dos suculentos banquetes en su honor y no dejarle descansar el entrenador.

entrenamiento

Ahora bien, en los gimnasios los atletas también recibían masajes y se untaban con aceite para relajar los músculos. Esta práctica fue muy criticada por los romanos, junto con la desnudez, pues pensaban que era una escuela de vicio. En este sentido, Cicerón en el siglo I a .C. se preguntaba “¿por qué nadie ama a un joven feo ni a un viejo bello? Por lo que a mí respecta, la costumbre de relaciones de este tipo me parece nacida en las palestras de los griegos, en las cuales estos amores son libres y aceptados”. En la civilización griega las prácticas homosexuales entre los jóvenes atletas y sus adultos maestros o entrenadores estaban permitidas. De hecho, en algunas cerámicas, que decoraban las casas, se representan escenas de pederastia y homosexuales.

sexoenpalestra

En Esparta las mujeres se entrenaban en la palestra junto con los hombres. El legislador Licurgo quiso con ello propiciar las relaciones sexuales entre los jóvenes y conseguir madres vigorosas que diesen a luz espartanos fuertes, para así garantizar la continuidad y poderío de Esparta. En cambio, en el resto de Grecia, al igual que en Roma, el deporte femenino estaba mal visto y se las tenía por marimachos (las mujeres solo debían hacer ejercicios de agilidad con la pelota). De hecho, Marcial (7,67) se burla de una mujer gimnasta a la que denomina “la tortillera Filenis, quien más ardiente que un marido en erección, se cepilla a las muchachas de once en once por día”. Y asimismo dice de ella: “cuando se entrega al placer, no la mama -lo cree poco varonil-, sino que les come a las muchachas la mismísima entrepierna. Que los dioses te concedan la que es tu personalidad, Filenis, que consideras varonil lamer coños”.

No obstante, durante la competición debían abstenerse de practicar sexo. Cuenta Casiano (6,7), aunque ya en el siglo V cuando los JJ. OO. habían sido suprimidos (en el año 393), que los atletas “para no ser el juguete durante el sueño de ilusiones nocturnas y para no reducir su fuerza, cuya adquisición requirió tanto tiempo, se cubren los riñones de cuchillas de plomo, porque este metal frío aplicado en los genitales impide los humores obscenos. Entienden que serán ciertamente vencidos y que, en lo sucesivo sin fuerza, no podrán incluso ya cumplir sus deber de combatir si son el juguete de las imágenes voluptuosas que destruyen la fuerza de la cual estaban provistos por su continencia”.

kynodesmeAl principio los griegos competían vestidos con taparrabos, tal y como reflejan las obras homéricas, pero ya en el siglo V a. C. la desnudez era la norma. Los primeros atletas que compitieron desnudos según la tradición fueron los corredores Orsippo de Megara y Acanto de Esparta en el año 724 a. C. No obstante, no corrían completamente desnudos, sino infibulados: una cuerda alrededor de la cintura ataba el prepucio que había sido previamente estirado para que no se les escapase la energía.

Asimismo, competían en ayunas. Los atletas tenían controlada la alimentación. Al principio llevaban una dieta vegetariana a base de higos secos, queso fresco y pasta de trigo o cebada, pero desde el siglo V a. C la carne era la base de la dieta especialmente de los luchadores. El célebre luchador Milón de Crotona, quien ganó la corona olímpica en seis ediciones consecutivas en el siglo VI a. C. y de quien se decía que era capaz de romper la cinta del pelo con solo fruncir el ceño o que un día que se cayó una columna en casa de su maestro sujetó el techo con su brazo, era célebre además por su glotonería. Se decía que comía diez kilos de carne y diez litros de vino al día, y que un día cogió un ternero, lo paseó por el estadio y luego se lo comió entero. Por este motivo, Diógenes el Cínico llamaba a los atletas montañas de carne hechas de buey y cerdo. Asimismo, en teoría tenían prohibido beber durante la competición. Pero eran notorias las borracheras, como hemos visto en el caso de Milón, o también de la marimacho Filenes, de quien Marcial afirmaba que se bebía siete cuartillos de vino puro y se comía dieciséis bollos para atletas.

herakles

El célebre médico Galeno o el filósofo Séneca, entre otros, criticaban a los atletas de su época por no hacer otra cosa que sudar, beber, cebarse, dormir, pringarse con aceite y revolcarse en la arena. Los atletas, en efecto, dormían bastante antes de la competición. De hecho, algunos entrenadores daban a sus pupilos pan de harina fina con adormidera. Eso sí, dormían sobre el suelo para endurecer el cuerpo.

También se recurría a ciertos brebajes a base de plantas y hongos, e incluso a hechizos (se invocaba al poderoso dios Helios o al veloz Hermes) para conseguir aumentar la fuerza o la velocidad. Por ello, Olimpia se llenaba durante los juegos de una pléyade de vendedores de comida y bebida, artículos de toda clase, putas, adivinos y hechiceros… El dopaje moderno se inicia en el siglo XIX con la morfina y bebidas a base de cafeína. En los primeros JJ. OO. modernos se recurrió a la estricnina mezclada con alcohol (maratonista Tom Hicks en 1904) y luego a las anfetaminas (ciclista K. Jensen en 1960). En 1967 el COI estableció por primera vez una lista de sustancias prohibidas tras una serie de muertes por dopaje.

http://poguemahone.es/wp-content/uploads/2012/12/Demeter-con-trigo-y-amapola.jpg

Read Full Post »

Los griegos clásicos eran muy competitivos. Disputaban por cualquier asunto para ver quién era mejor: carrera, declamación, tocar un instrumento musical, etc. Y lo importante no era participar, sino ganar. El lema «lo importante es participar» se debe al arzobispo de Pensilvania, que lo pronunció en la inauguración de los JJ. OO. de Londres 1908. Así, en la Antigüedad los atletas derrotados volvían cabizbajos a sus ciudades de origen. En cambio, al ganador se le recibía de forma ceremonial y se le daba toda clase de felicitaciones, privilegios y regalos.

Los griegos, como bien refleja el mito de Aquiles en Troya, buscaban la gloria, no tanto el premio en metálico. Tal era el prestigio del que gozaban los vencedores olímpicos en la Grecia antigua, que se les erigían estatuas y se les concedían cargos.'Portrait of Alcibiades', late 3rd - early 4th century Por ejemplo, el general ateniense Alcibíades, para obtener el voto ciudadano para dirigir la expedición militar a Sicilia, invirtió su fortuna en ganar las pruebas hípicas de los JJ. OO. de 416 a. C., presentando siete cuadrigas con las que obtuvo el 1er, 2º y 4º puesto. En su discurso a la Asamblea ateniense al año siguiente para conseguir el mando de la flota, transcrito por Tucídides (6.16), alude a esta victoria porque “de acuerdo con la costumbre, cosas como ésas son un honor, y de ellas se deduce al mismo tiempo una impresión de poder”.

Para conseguir dicha gloria algunas ciudades no dudaron en contratar a los mejores atletas para que compitiesen en los juegos no por su ciudad natal sino por ellas. Así, Ástilo de Crotona, quien ganó tres veces consecutivas la corona en la carrera del estadio y en la del doble estadio, en su victoria de 480 a. C. se hizo proclamar siracusano, contratado por el tirano Hierón. Ante esto, los crotoniatas decidieron que su casa natal sirviese de prisión pública y quitaron la estatua que le habían levantado.

pelope-carros-cuadriga

El soborno era bastante habitual, sobre todo a partir del siglo IV a. C., cuando los atletas profesionales dominan las pruebas. De hecho, el origen mítico de los JJ. OO. está en la carrera de cuadrigas entre Pélope y Enómao, en la que el primero soborna al auriga del segundo para poder ganar. Incluso todavía en el año 300 los emperadores romanos Diocleciano y Maxiamiano especifican en una ley que solo eximían del pago por ocupar cargos públicos a los atletas vencedores que lo hubiesen sido sin recurrir a sobornos (C.J. 10,54).

Los jueces de Elide (polis donde estaba el santuario de Olimpia) imponían como castigo tanto a los que sobornaban como a los que se dejaban sobornar una multa con cuyo montante levantar cerca del estadio zanes o estatuas de bronce dedicadas a Zeus, las cuales llevaban una inscripción advirtiendo de que la victoria debía conseguirse con el esfuerzo y no con el dinero. Pausanias (5,21) en el siglo II vio una veintena de ellas y cuenta que los seis primeros zanes fueron costeados por el boxeador Eupolo de Tesalia y los tres rivales a los que había pagado en 388 a. C. (uno de ellos, Formión de Halicarnaso, había sido el vencedor de la edición anterior). Otros castigados fueron en 332 a. C. el pentatleta Calipo de Atenas y todos los rivales a los que había comprado para dejarse ganar. Los atenienses se negaron a pagar la multa y fueron excluidos de los JJ .OO. hasta que costearon seis zanes exhortados por el oráculo de Delfos. Por cierto, la mayoría de los zanes fueron levantados por luchadores y boxeadores, más proclives al parecer a aceptar regalos o dinero.

olympia_santuario

Incluso había padres que compraban la victoria para sus hijos. Ese fue el caso de Polyctor, cuyo padre sobornó a su rival en la lucha infantil, Sosandro, en 12 a.C. Los jueces descubrieron la trampa y multaron no a los niños sino a los padres con sendos zanes. Pero no siempre el tramposo pagaba. Así, cuenta Filóstrato (Gymnasia 45) que en los Juegos Ístmicos se dio el caso de un luchador infantil que sobornó a su contrincante con 3.000 dracmas y, cuando al día siguiente el derrotado le exigió el dinero, aquél no se lo quiso dar alegando que le había ganado con su esfuerzo físico. Ante ello, el sobornado descubrió la trampa y reclamó ante los jueces el dinero.

Entre los papiros hallados en los últimos años en Oxirrinco (Egipto) hay un contrato de soborno por 3.800 dracmas en la prueba de la lucha infantil en el siglo III. La traducción del griego del papiro (nº 5209) hecha por F. García Romero es:

Aurelio Acila, también llamado Sara[p, sumo] sacerdote de la espléndida [ciudad de] Antin[oópolis] saluda a Marco Aurelio Lucammón [de la tribu Adria]nea y del demo de Olimpia, y a Cayo J[ulio ¿Teón? por medio de Marco] Aurelio Sereno [-], ambos garantes de A[urelio Demetrio], luchador.

Puesto que [Aurelio] Demetrio, poniéndoos como garantes, ha acordado con [mi hijo Aure]lio Nicantínoo que en la competición de [lucha] infantil caerá tres veces y abandonará [-] recibiendo por medio de vosotros 3.800 dracmas en moneda de plata antigua libres de riesgos, en [los siguientes términos]: si -lo cual ojalá no suceda- él abandona y no deja de cumplir el acuerdo, pero la corona se reserva para ser consagrada, no lo perseguiremos judicialmente por ello; en cambio, si el propio Demetrio viola alguno de los términos escritos y acordados con mi hijo, de igual modo pagará a mi hijo obligatoriamente por el agravio tres talentos en moneda de plata antigua (=18.000 dracmas) sin ninguna dilación ni excusa, de acuerdo con las leyes que rigen las garantías, dado que hemos hecho los acuerdos en esos términos. El convenio está vigente, escrito en dos copias, de las cuales yo tengo una y vosotros otra, y en lo que me ha sido preguntado he estado de acuerdo.

En el año decimocuarto del Emperador César Publio Licinio Galieno Germánico Máximo, Pérsico Máximo, Pío, Feliz, Augusto. Mequeir 29. [= 23-febrero-267]

El emperador Nerón también recurrió al soborno (un millón de sestercios, se dice que pagó) o a la coacción de los jueces (nadie se atrevía a votar en su contra) http://www.romancoins.info/ostia-obverse-nero.jpgpara obtener varias coronas olímpicas en pruebas que solo se disputaron en la edición en la que él participó y que obligó a retrasar al año 67 para que coincidiese con su visita a Grecia. Por ejemplo, ganó la prueba de tragedia, la de declamación al son de la cítara o la de la carrera de carros tirados por diez caballos en la que casi se mata, ya que se cayó. A la muerte de Nerón todos sus premios fueron anulados. Por cierto, una de las cosas que más temía Nerón eran los bastonazos o latigazos que podía darle alguno de la veintena de árbitros de pista (rabdophoroi y mastigophoroi), subordinados de los jueces, que golpeaban a aquellos participantes que no cumplían las reglas: dar un golpe ilegal, salir antes de tiempo, tener un comportamiento inadecuado (por ejemplo, azotaron al anteriormente citado general ateniense Alcibíades tras vanagloriarse en demasía tras vencer sus caballos en la prueba de cuadrigas en 416 a. C.).

rabdophoroiEn las pruebas hípicas el premio iba para el propietario de los caballos, no para el auriga. Por ello, también los césares Tiberio y Germánico consiguieron la corona olímpica en la prueba de cuadrigas. Y por ello era la única prueba que podía ganar una mujer, al no poder competir con los hombres. De hecho, la primera mujer que gana una corona olímpica fue Cinisca, persuadida por su hermano el rey de Esparta para demostrar que solo con dinero y sin talento se podía conseguir la victoria en la prueba de cuadrigas. Lo logró en los juegos de 396 y 392 a. C.

Pero no todos los multados en los JJ. OO. lo fueron por soborno. En el año 93 el púgil Apolonio de Alejandría, apodado Rhantis, que fue el primer egipcio sancionado en unos JJ. OO., lo fue por mentir. Había llegado tarde, por lo que, según las normas, debía ser excluido de la prueba. Pero alegó que fue a causa del viento que su barco arribó tarde a Grecia. Su rival Heráclito, que también era alejandrino, le había visto competir en otros concursos griegos semanas antes y destapó su mentira, y en consecuencia fue declarado vencedor. Apolonio, enfurecido, lo golpeó, por lo que los jueces aumentaron la sanción. Otro alejandrino multado fue Sarapión; en este caso por cobardía. El egipcio, al ver el aspecto de sus rivales en la prueba de pancracio, cayó presa del pánico y huyó de Olimpia en el año 57.

http://mirincondelabahia.files.wordpress.com/2014/07/75988-lucha.jpg?w=500

Read Full Post »

En la Antigüedad clásica las muertes acaecidas durante una competición, al igual que en los entrenamientos, no se consideraban delito. Ahora bien, los atletas supervivientes debían realizar unos actos de purificación según las leyes de Delfos (Platón, Leyes 865). Esto les ocurrió a Diognetos de Creta cuyo oponente en el boxeo, Heracles, resultó muerto en 488 a. C., o a Telémaco que en 484 a. C. rompió el cuello a su rival al realizar una presa de estrangulamiento en la lucha olímpica, o incluso al boxeador Diágoras de Rodas en 464 a. C. (noticia discutida). En cambio, el boxeador Cleomedes de Astipalea fue descalificado por juego sucio por los jueces en los Juegos Olímpicos de 492 a. C. tras la muerte de su rival Ico de Epidauro. Después de esto, cuenta la leyenda, enloqueció y de vuelta a su ciudad natal, de rabia, dio un puñetazo a una columna que sujetaba el techo de una escuela que se derrumbó sobre 60 niños. Sus conciudadanos le persiguieron para apedrearlo, pero su cuerpo se desvaneció misteriosamente y poco después surgió un culto en torno al boxeador desmaterializado. Otro púgil al que se le daba culto fue Teógenes de Tasos, cuya estatua de bronce en el siglo V a.C. cayó y aplastó a un antiguo rival, enemigo suyo, que todas las noches golpeaba la estatua.

lucha griega

La practica totalidad de las muertes de atletas documentadas durante los JJ. OO. antiguos tienen que ver con las pruebas de combate cuerpo a cuerpo: lucha, boxeo y pancracio. No hay muertes documentadas en las pruebas de lanzamiento de jabalina o de disco (salvo el relato mítico de Jacinto). El pancracio era una especie de lucha libre donde estaba permitido todo golpe y llave, salvo morder y meter los dedos en el ojo del rival. Sin embargo, los griegos consideraban más violenta la prueba del boxeo ya que usaban guantes de cuero. Las estrangulaciones, las dislocaciones o la pérdida de dientes eran heridas habituales. De hecho, se cuenta que el púgil Euridamas de Cirene se tragó los dientes que su adversario le había roto de un puñetazo para que no notara su sufrimiento y finalmente obtuvo la corona olímpica. Muertos por heridas en la competición fueron el luchador olímpico Nicasilao de Rodas que falleció a los 20 años tras solo dos años compitiendo, el boxeador Ágato Demon, apodado el Camello, o un efesio de nombre desconocido que murió en su primer combate de pancracio en época romana.

llaves

La muerte más célebre es la del pancraciasta Arrichion de Figalia, ya que consiguió la corona de vencedor una vez muerto en los juegos del año 564 a. C. Arrichion era un pancraciasta reconocido, pues ya había ganado en dos ocasiones anteriores la corona de olivo. Pero en esta tercera y última vez su rival le tenía aprisionado con las piernas y le estrangulaba el cuello con los brazos. Arrichion, entonces, retorció con su mano los dedos del pie a su oponente, de manera que el dolor que le causó provocó que éste se retirase; pero en ese mismo instante Arrichion murió ahogado. Los jueces determinaron que la victoria correspondía de manera póstuma a Arrichion puesto que su rival se había rendido.

Otro luchador que consiguió la victoria después de muerto fue el boxeador Creugas de Epidamno, pero esta vez en los Juegos Nemeos del año 400 a. C. Su historia la cuenta, como en el caso anterior, el lidio Pausanias en el siglo II. Como el combate de boxeo entre Creugas y Damoxenos de Siracusa se había alargado en demasía, los jueces decretaron que uno frente al otro se darían golpes alternativamente sin oponer resistencia hasta que uno cayese o se rindiese. Creugas fue el primero en golpear y le dio un puñetazo en la cabeza, única parte del cuerpo donde se golpeaban los púgiles antiguos. Pero Damoxenos, usando su palma como cuchillo, hundió sus dedos en el costado de Creugas con tanta fuerza que le perforó la piel y luego con la mano le sacó las entrañas, lo que le provocó la muerte. Los jueces consideraron que Damoxenos se había valido de malas artes y concedieron la victoria al fallecido y además le erigieron una estatua. También el escultor neoclásico Antonio Cánova realizó una escultura de Creugas mostrando su costado para recibir el golpe fatídico.

creugas-damoxenos

Pero no todas las muertes fueron espectaculares. Así, Hipóstenes de Tesalia perdió la vida por una mala caída durante la lucha, al igual que sucedió en los Juegos Olímpicos de Roma 1960 al ciclista danés Knud Enemark que se cayó de su bicicleta en la prueba de los 100 kilómetros, abatido por el calor y las drogas (anfetaminas), dándose un golpe en la cabeza que resultó mortal.

muertos-jjoo

Y otros atletas murieron de agotamiento, caso de dos pancraciastas que se negaron a rendirse y el combate acabó con la muerte de ambos, o asimismo, del pentatleta Éneto de Amiclas, que murió de cansancio cuando iba a recoger la corona de vencedor tras haber superado todas las pruebas (lanzamiento de disco y jabalina, salto de longitud, carrera y boxeo). En los JJ. OO. modernos la primera muerte constatada también fue en parte por agotamiento. Fue la del maratonista portugués Francisco Lázaro, que murió en el kilómetro 30 en Estocolmo 1912, deshidratado debido al calor y a la cera que se había untado en el cuerpo para evitar las quemaduras solares pero que impedía la transpiración.

Read Full Post »

Reproducción de la caida de un cadáver de Homo heidelbergensis en la Sima de los Huesos.

La Sima de los Huesos es un yacimiento arqueológico-paleontológico que forma parte del riquísimo complejo de Atapuerca (Burgos), en el que pueden distinguirse, junto a la citada sima, otros destacados sectores, como son la Sima del Elefante, la Galería y la Covacha de los Zarpazos, la Gran Dolina, el Portalón y la Galería de Sílex.

Pero vamos a considerar a continuación tan sólo uno de éstos, esta llamada Sima de los Huesos, y ello debido a que la formación de su depósito no deja de plantear un importante “enigma” arqueológico que quizá a algunos les pueda resultar interesante.

La Sima de los Huesos se trata de un pozo de 13 m de profundidad al que se accede tras recorrer durante 500 m Cueva Mayor (complejo al que pertenece). Su singularidad reside en que conserva un excepcional depósito, datado hace unos 500 mil años, en el que se ha documentado una gran cantidad de restos animales (exclusivamente de carnívoros, y sobresaliendo los de oso -Ursus deningeri-) y de restos humanos (de unos 30 individuos). Para aquéllos interesados en cómo se produjo el descubrimiento de este yacimiento, remito a la página de la Fundación Atapuerca (http://www.atapuerca.org/huesos3.htm).

En lo que se refiere a la fauna, como ya se ha señalado, todos los restos aparecidos en la Sima de los Huesos pertenecen a carnívoros. Concretamente, se han documentado por ahora “casi ciento ochenta osos, un lobo, veinticinco zorros, tres leones, dos linces, un gato montés, tres comadrejas, una garduña, tres hurones y un tejón”, que “se fueron dando cita en la sima año tras año, hace alrededor de medio millón de años” (http://www.atapuerca.tv/atapuerca/fauna_huesos).

La interpretación “oficial” del equipo excavador considera que tras haber caído algunos de estos animales, los demás habrían sido atraídos al lugar por el olor a carroña y se habrían precipitado también en la cavidad sin posibilidad de salir.

Por lo que se refiere a los humanos, hasta hoy se han recuperado en la Sima de los Huesos los restos de casi treinta individuos de Homo heidelbergensis, de los que se ha llegado a determinar el sexo en 18 de ellos (la mitad se corresponde con mujeres), así como sus edades (no hay individuos menores de 3 años, los adolescentes de entre 13 y 17 años son los más representados y sólo 3 individuos superan los 30 años). De lítica sólo se ha encontrado hasta el momento un bifaz en cuarcita roja (llamado Excalibur -ya ven que los encargados de Atapuerca son muy dados a los nombres rimbombantes-) del que se ha señalado (véase la Wikipedia) que está sin usar, aunque, según nos comenta un especialista, en cuarcita es muy difícil distinguir huellas de uso debido a la dureza del material.

El bifaz Excalibur.

La interpretación “más aceptada”-¡y ojo que podría ser la correcta!- nos habla de que los restos de fauna del yacimiento serían producto de la caída en la sima de animales que habrían sido principalmente atraídos allí por el olor a carroña de los que habían precipitado previamente. Así, uno tras otro, hasta formar una gran acumulación. Para el caso de los humanos, la explicación es más compleja, pues la abundante acumulación de restos de Homo heidelbergensis ha hecho pensar en un depósito humano intencional, donde los individuos vivos arrojarían los cuerpos de los difuntos con una finalidad ritual.

“Retrato de familia” (heidelbergensis) de la Sima de los Huesos.

Pero ¿hasta qué punto podemos estar seguros de que estamos ante un enterramiento humano intencional? Si en Prehistoria, pocas veces podemos estar seguros en las interpretaciones, la excepcionalidad de Atapuerca y la imposibilidad de establecer comparativas dificulta todavía más obtener una conclusión definitiva.

Fossil skull from Sima de los Huesos in Spain has many Neanderthal features.

Cráneo completo de la Sima de los Huesos (Homo heidelbergensis).

Por tanto, según la teoría “oficial”, en el fondo de la Sima de los Huesos tenemos, por un lado, una acumulación de animales debida a causas naturales; y, por otro, una acumulación intencional de restos humanos, con finalidad ritual-sepulcral.

Pero, dicho esto, la propia morfología de la Sima de los Huesos y su situación en el interior de la cueva en la que se ubica plantean, según otros investigadores, una posibilidad diferente: que todo el depósito de la Sima de los Huesos no sea en realidad más que el producto de la caída natural desde la parte superior de la cueva tanto de esos restos humanos como de los restos de animal. Esta alternativa implicaría que todos esos restos habrían sido arrastrados hasta el fondo de la sima por las mismas corrientes de agua que circularon por ella.

Investigadores versados en lides de osos, cuevas y Arqueología nos han señalado que, a tenor de lo encontrado, lo lógico sería pensar que el depósito de la Sima de los Huesos fuese así un “depósito secundario”. Es decir, el agua habría arrastrado los huesos acumulados desde algún otro lugar hasta depositarlos donde se encuentran, formando un “gran revuelto”.

 

oso

Oso de Atapuerca.

Las costumbres del oso de las cavernas hacen raro el hecho de que hayan caído accidentalmente tantos ejemplares en la sima. De hecho, en los yacimientos resulta extraño encontrar tantos osos caídos, pues lo normal es documentar sólo la presencia de individuos aislados.

Partiendo de la idea de que los osos pudieron utilizar la cueva para hibernar, hemos de tener presente que muchos osos de las cavernas mueren durante la hibernación por falta de reservas energéticas, y es posible que en el caso de la Sima de los Huesos, los restos de estos osos muertos durante la hibernación hayan sido arrastrados por circulaciones de agua hasta el fondo de la sima. Durante miles de años, han podido morir en la cueva, de hecho, cientos de osos, que serían al final los que aparecen en el yacimiento. Ahora la siguiente pregunta es: ¿pudo esta misma corriente trasladar también hasta su ubicación actual los restos humanos? Es cierto que no se puede negar la existencia de enterramientos humanos en la cueva, pero, si aceptamos, esta nueva hipótesis, parece que deberíamos localizarlos originalmente a otro nivel, no en la sima.

Existiría, en definitiva, la posibilidad de que en la Sima de los Huesos pasase algo parecido a lo ocurrido en la cueva asturiana de El Sidrón, una gran cueva que cuenta con dos galerías: una galería con pinturas moradas y rojas y otra galería con restos neandertales. Sin embargo, en esta última se observa que esos restos no son primarios, sino que esos materiales -restos neandertales e industria (aunque poca industria en relación con los restos encontrados)- han caído de un nivel superior. En El Sidrón los restos humanos se localizaban así en un sedimento algo “arenoso”, y se apreciaba que en realidad procedían de la parte superior.

A tenor de esta nueva posibilidad, si durante miles de años la cueva donde se encuentra la sima fue visitada por el Homo heidelbergensis no resultaría raro tampoco que los restos humanos de la sima no se correspondiesen con enterramientos primarios, sino con los de individuos que murieron o fueron depositados en la cueva y cuyos restos luego fueron arrastrados por el agua hasta dar lugar a la acumulación.

De lo dicho hasta aquí podemos sacar una serie de conclusiones, que deberían confirmarse mediante el estudio de los procesos postdeposicionales que ocurrieron en la cueva. En todo caso, si estuviésemos ante un depósito secundario, las posibilidades de inferencia a partir de los restos se reducirían drásticamente.

Y quedan otras preguntas más en el tintero. ¿Los depósitos de materiales de las “simas” que forman el complejo de Atapuerca son depósitos “primarios”? ¿Habitaban nuestros antepasados en esas simas? ¿No serán, en realidad, todas esas acumulaciones que han venido considerándose “primarias”  depósitos” secundarios” y “revueltos”?

Una cosa queda clara: “cuanta más espectacularidad, más subvención”.

Read Full Post »

“Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Esta sentencia conocida por todos es frecuentemente utilizada en el lenguaje popular y sobre todo en medios televisivos, aunque muchas veces se hace una interpretación bastante errónea de ella, utilizándola para afirmar cosas que poco tienen que ver con su significado original. Me he decidido a escribir esta entrada a raíz de que en un ámbito académico oyese utilizar esta frase para justificar que el Cristianismo, en su esencia, permite la separación entre poder político y poder religioso; pero lo cierto es que este argumento nada tiene que ver con la frase en origen.

La conocida sentencia está extraída del Nuevo Testamento, concretamente del Evangelio de Mateo (22, 21). El problema es que muchos de los que utilizan la frase probablemente nunca hayan leído el fragmento completo del que se extrae. Debido a que el texto de Mateo 22 es un poco extenso, les transcribo aquí la parte referida a la frase. Después haré algunas consideraciones sobre ello. Léanlo con atención, especialmente la parte en negrita.

1. Jesús les habló otra vez en parábolas, diciendo:

2. «El Reino de los Cielos se parece a un rey que celebraba las bodas de su hijo.

3. Envió entonces a sus servidores para avisar a los invitados, pero estos se negaron a ir.

4. De nuevo envió a otros servidores con el encargo de decir a los invitados: “Mi banquete está preparado; ya han sido matados mis terneros y mis mejores animales, y todo está a punto: Vengan a las bodas”.

5. Pero ellos no tuvieron en cuenta la invitación, y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio;

6. y los demás se apoderaron de los servidores, los maltrataron y los mataron.

7. Al enterarse, el rey se indignó y envió a sus tropas para que acabaran con aquellos homicidas e incendiaran su ciudad.

8. Luego dijo a sus servidores: “El banquete nupcial está preparado, pero los invitados no eran dignos de él.

9. Salgan a los cruces de los caminos e inviten a todos los que encuentren”.

10. Los servidores salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, buenos y malos, y la sala nupcial se llenó de convidados.

11. Cuando el rey entró para ver a los comensales, encontró a un hombre que no tenía el traje de fiesta.

12. “Amigo, le dijo, ¿cómo has entrado aquí sin el traje de fiesta?”. El otro permaneció en silencio.

13. Entonces el rey dijo a los guardias: “Atenlo de pies y manos, y arrójenlo afuera, a las tinieblas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes”.

14. Porque muchos son llamados, pero pocos son elegidos».

15. Los fariseos se reunieron entonces para sorprender a Jesús en alguna de sus afirmaciones.

16. Y le enviaron a varios discípulos con unos herodianos, para decirle: «Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie.

17. Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?».

18. Pero Jesús, conociendo su malicia, les dijo: «Hipócritas, ¿por qué me tienden una trampa?

19. Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto». Ellos le presentaron un denario.

20. Y él les preguntó: «¿De quién es esta figura y esta inscripción?».

21. Le respondieron: «Del César». Jesús les dijo: «Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios».

22. Al oír esto, quedaron admirados y, dejando a Jesús, se fueron.

Jesús y los fariseos.

Jesús y los fariseos.

Si leen el texto, verán que la frase hace referencia a una prueba que los fariseos hicieron a Jesús. Intentando ponerle en evidencia, le preguntaron sobre si era lícito pagar los impuestos al emperador, es decir, al César. Evidentemente, si respondía afirmativamente, Jesús estaría legitimando al emperador y, por tanto, indirectamente sus cualidades divinas y sus propios actos; pero, si respondía negativamente, Jesús se estaría enfrentando de forma abierta al Imperio, lo que podría dar pie a los fariseos a denunciarle.

Ante esto, la respuesta de Jesús, según los Evangelios, fue una especie de parábola, una respuesta un tanto ambigua como es la de “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”. Puesto que les pregunta por quién aparece en las monedas y evidentemente aparece el emperador, la respuesta es que den al César lo que es suyo. Parece bastante claro que lo que trata de enseñar la parábola es que el César y Dios están en un distinto nivel y, por tanto, corresponde darles cosas distintas.

3 evangeliooooo

Como ven, esta frase es muy concreta y tiene un sentido bastante simple, aunque no por ello deje de ser un tanto enrevesado. Pero, evidentemente, deducir de esto que Jesús o que el Cristianismo apoyan la separación entre poder religioso y poder civil es sacar una conclusión de donde no la hay. A menudo, en los discursos ideológicos se buscan fórmulas de legitimación, y una muy convincente suele ser este tipo de sentencias sacadas de contexto, pero que en origen es bastante claro que no tenían ese sentido que después se ha tratado de buscar.

Un saludo.

Read Full Post »

(Rostro de la Sábana Santa de Turín, atribuido por algunos a Jesús.)

¿Es Jesús, el pretendido fundador del Cristianismo, un personaje histórico? ¿Qué documentos poseemos para avalar su historicidad?

Nadie debe sorprenderse de ver formuladas estas preguntas que muchos, aceptando o negando sin más la realidad de los hechos, ni siquiera llegan a plantearse. Pensemos que entre algunos colectivos es “habitual” afirmar que Jesús no existió, si bien no lo es tanto, eso sí, considerar su mensaje como algo pernicioso (aunque haya también gente que así lo hace). En la mayoría de estos casos se trata más de atacar o censurar la actitud de la Iglesia que de enfrentarse al fondo del mensaje cristiano.

Pero… ¿Qué sabemos de este personaje pretendidamente histórico? ¿De qué fuentes “directas” disponemos para conocer la figura de Jesús y cuál fue su mensaje original, si es que hubo alguno?

Debo adelantar, ya desde el principio, que las fuentes “contemporáneas” a Jesús que hacen referencia a él son pocas, pero que, en todo caso, permiten abogar más por su existencia que por lo contrario. Y, sin embargo, ha sido, precisamente, esa escasez de “pruebas”, junto a la aparición de rasgos de la figura de Jesús que podemos encontrar también en otros cultos, como los mistéricos, lo que llevado a algunos a dudar de su existencia.

Hay, por otro lado, quien ha aducido que la misma presencia de Jesús en los textos de autores romanos (o del ámbito romano, para ser más exactos) es fruto de interpolaciones medievales realizadas por copistas que habrían incluido dichas referencias para dar carácter histórico al personaje.

Como ven, las posibilidades y planteamientos, más o menos fundados, son muchos.

Repasemos, pues, sin ánimo de ser totalmente exhaustivos, la información básica de la que disponemos.

(Escena en relieve de la toma de Jerusalén por los romanos en el arco de Tito, en el Foro de Roma.)

A) Fuentes paganas

a) Tácito. El historiador romano Tácito (c. 55-120) refiere en su obra Annales (15, 44, 2-3) que “Jesús había sufrido la pena de muerte bajo el reinado de Tiberio, tras haber sido condenado por el procurador de Judea, Poncio Pilato”.

b) Flavio Josefo. El cronista judío Flavio Josefo (37-95) escribió en 94 d. C. la historia de su pueblo en su obra Antigüedades de los judíos, en donde hace referencia a Jesús en dos párrafos. Concretamente, en el capítulo 20, versículo 20, se menciona el asesinato de Santiago “hermano de Jesús, llamado Cristo”; mientras en el capítulo 18, versículos 63 y 64 -en el llamado “Testimonium Flavianum”- se hablaría de Jesús como un “hombre sabio”, “maestro” y “autor de hechos asombrosos”, que fue condenado a la cruz por Pilato a causa de la denuncia de las autoridades judías. En este mismo pasaje se refiere que la tribu de los cristianos, que englobaba por aquel entonces a judíos y griegos, no había desaparecido en su tiempo.

Sin embargo, aunque el fragmento relativo a la muerte de Santiago pasa por genuino (escrito por el mismo Flavio Josefo) el conocido como “Testimonio Flaviano” no es tenido en cuenta por la mayoría de escritores, al considerarlo una interpolación medieval.

c) Suetonio. Cayo Suetonio Tranquilo (75-140 d. C.) escribió alrededor de 120 en su obra Vida de los Doce Césares que el emperador Claudio expulsó de Roma a judíos instigados por un tal ‘Chrestus’ (Vida de Claudio 25, 4). Sin embargo, aunque muchos han considerado esta referencia como una alusión a Cristo y a los cristianos, no hay consenso en identificar el “Chrestus” referido por Suetonio y que encabezaría la revuelta en Roma hacia el año 50 con el Cristo del Evangelio. Por lo demás, “Chrestus” era un nombre común en la Roma del momento.

Otra cita de Suetonio, referida en este caso a la vida de Nerón (Vida de Nerón XVI, 2), menciona que “Nerón infligió suplicios a los cristianos, un género de hombres de una superstición nueva y maligna”.

d) Plinio el Joven  (61-114). En una de sus famosas Cartas (Carta X, 96) Plinio el Joven, gobernador (legatus) en esos momentos de la provincia de Bitinia y Ponto (111-113), le preguntaba a su amigo, el emperador Trajano, cómo debía actuar contra aquellas personas a las que se acusaba de ser cristianas. En ella aparece ya el nombre de “Cristo” referido como dios de los cristianos.

e) Carta de Mara Bar-Serapion. Carta recogida en un manuscrito siríaco del siglo VII y que sería de cronología imprecisa (se suele datar entre finales del siglo I y el siglo III). La carta, en la que un padre exhorta a su hijo a buscar la sabiduría, recoge la noticia de la condena a muerte por los judíos de un “rey sabio”, cuyo mensaje perduró entre sus seguidores. Aunque algunos han identificado a este rey sabio con Jesús no hay ninguna seguridad al respecto.

e) Luciano de Samosata (125-180). En La muerte de Peregrino -escrita hacia el año 165 y donde se nos narra sarcásticamente la vida de un personaje al parecer histórico llamado Peregrino Proteo- Luciano refiere el ingreso de este personaje en la comunidad cristiana durante su estancia en Palestina. El relato se menciona a Jesús como “legislador” y “sofista” y nos transmite algunas de las creencias propias del grupo.

12

(Manuscrito de Qumrán.)

C) Fuentes judías

a) Talmud de Babilonia. El Talmud de Babilonia (hacia 500 d. C.), en su parte llamada “Sanedrín” afirma que Jesús fue ajusticiado por haber sido un “seductor del pueblo”.

b) Manuscritos del Mar Muerto. En 1947 unos pastores de la zona descubrieron en las cuevas de Qumrán (Jericó) varios documentos antiguos. En total se recuperaron unos 800 papiros, que fueron atribuidos a la comunidad esenia, una secta judía de carácter apocalíptico que habría habitado en la zona hacia el cambio de era. Sobre una posible conexión de los llamados Manuscritos del Mar Muerto y Jesús, la mayoría de los estudiosos tiende a descartarla, ya que sostienen que los documentos recuperados son en muchos casos anteriores a su vida (de hacia 100 a. C), mientras que los posteriores (de hacia 68 d. C.) serían, según se dice, producto de una comunidad que no habría conocido siquiera la existencia del personaje.

Pero no existe total unanimidad. Ha habido, por ejemplo, algunos estudiosos como la investigadora australiana Barbara Thiering, que han sostenido, por el contrario, que la escritura cursiva con la están escritos los documentos considerados más antiguos de Qumrán impediría una datación precisa. Ello la llevó a datar muchos textos en la época en la que vivió Jesús y a atribuir correspondencias evangélicas a personajes que aparecen en los documentos de Qumrán con nombres supuestamente en clave. Así, a partir de los rasgos que presenta la figura llamada el “Maestro de Justicia”, identificó a éste con San Juan Bautista y a su oponente, el “Maestro Impío”, con el propio Jesús. Hoy, sin embargo, casi nadie acepta estas ideas de Thiering.

(Placa con la representación del Agnus Dei y de los Cuatro Evangelistas datada hacia el siglo IX y procedente de Alemania o el norte de Italia).

C) Fuentes cristianas

La principal fuente cristiana sobre Jesús es, qué duda cabe, el conjunto de los cuatro Evangelios, escritos originalmente en griego y cuya atribución a Marcos, Mateo, Lucas y Juan, es puramente simbólica, pues se desconoce en realidad su autoría.

a) Evangelios canónicos.  Los evangelios canónicos son aquéllos que la Iglesia ha considerado inspirados por Dios y que, por tanto, serían “genuinos”. Su aceptación como tales parece ir dándose desde mediados del siglo II hasta ser ya plenamente reconocidos como tales a finales del siglo IV. De ellos, el más antiguo sería el Evangelio de Marcos, que estaría compuesto hacia el año 70. Los de Mateo y Lucas se datarían hacia los años 80-90. Estos dos últimos evangelios se caracterizan por utilizar como base el mismo Evangelio de Marcos y también la llamada Fuente Q (del alemán Quelle, “fuente”), un escrito perdido probablemente hacia los años 40 y 50 y que se ha podido reconstruir a partir de aquellos dos Evangelios. Si bien la existencia de esta Fuente Q no está probada, los especialistas suelen aceptar su existencia y suponen que sólo contenía sentencias y dichos de Jesús, sin narraciones de milagros ni el relato de la Pasión y la Resurrección.

El Evangelio de Juan es más tardío, de hacia 100, y representa un estadio muy avanzado de la reflexión teológica sobre lo que significó la vida, la figura y la misión de Jesús. De este evangelio se ha llegado a decir que  los discursos que su desconocido autor pone en boca de Jesús no reproducen las palabras auténticas de éste, sino la teología que el autor quería transmitir, por lo que no se suele tener en cuenta globalmente para la reconstrucción de la vida de Jesús.

A los tres primeros evangelios se los llama “sinópticos”, ya que son tan parecidos en muchas de sus secciones que se pueden leer en una “sinopsis” o visión de conjunto compuesta de tres columnas paralelas.

b) Evangelios apócrifos. Mención aparte merecen los conocidos como evangelios apócrifos, unos sesenta, compuestos desde mediados del siglo II hasta el siglo VII y a los que se considera poco fiables en sus informaciones (salvo el Evangelio de Tomás, que podría contener algunos dichos auténticos de Jesús). Habrían sido escritos para completar las lagunas biográficas que dejan los Evangelios canónicos, y la Iglesia no los considera “inspirados por Dios”, por lo que no serían “genuinos”. Entre ellos hay algunos gnósticos, y otros que son de carácter “ortodoxo”.

……………………………….

(Escena bíblica de la vida de Jesús con sus discípulos.)

Como conclusión, ¿podemos sentenciar que existió realmente Jesús? Ciertamente, los datos no parecen concluyentes, lo que hará que el debate, sin duda, prosiga. Afirmar con certeza total su realidad resulta, pues, imposible; pero negarla absolutamente implica prescindir de la cantidad y variedad de fuentes antiguas que nos hablan de él y del grupo de seguidores que formó.

Yo, personalmente, a tenor de lo presentado y aunque sin estar en absoluto seguro de nada, me inclino a pensar que hay bastantes posibilidades que sí existiese, de que sí existiese en la Palestina del siglo I un profeta, una personalidad “especial” que portase un mensaje nuevo, un mensaje rompedor con algunos de los principios en que se fundamentaba el Judaísmo de la época, y cuyas enseñanzas fueron luego transmitidas, transformadas y deformadas por los diversos grupos llamados “cristianos”.

Pero, en todo caso, ahí quedan sus prédicas, un mensaje original que parece poderse reconstruir, al menos hasta cierto punto, que puede ser tenido en cuenta y que, históricamente, y más allá de todas las deformaciones y atrocidades que se han cometido en su nombre, ha condicionado la vida de millones de personas en todo el mundo.

(Representación de la crucifixión de Jesús.)

………………….

A modo de síntesis, los interesados pueden consultar la revista Muy Historia, número 4, 2006 (“Jesús a la luz de la Historia”, páginas 34-35), en la que se hace un recorrido sumario por las fuentes antiguas que hablan de Jesús. Han sido precisamente los contenidos de esta publicación los que se han empleado, adaptándolos y ampliándolos, como guión y base para la redacción de esta entrada. Sobre la figura de Jesús y su mensaje, se pueden consultar las diferentes obras del especialista en Cristianismo Antiguo Antonio Piñero.

Read Full Post »

A mi amigo Satanete.

 

Estoy convencido de que nuestra más remota Prehistoria deparó lo que para el hombre actual serían gratísimos momentos del humor más surrealista y marranote. Y, quién sabe, tal vez los neandertales, artífices del llamado utillaje “musteriense” y con una capacidad craneal algo mayor que la del sapiens, tuvieron también su propio sentido del humor y se rieron a carcajadas de los “asuntos más bajos”.

En todo caso, aquí les dejo un pequeño conjunto de viñetas de “inspiración paleolítica” que surgieron en un contexto bastante arqueológico y que fueron elaboradas hace ya algunos meses.

I hope you like it!

Humor paleolítico de retrete

—————————————————————————————————————-

Humor paleolítico de retrete (2)

Read Full Post »

agricultorÚltimamente en el blog, acaso por pereza creativa de los participantes, abundan los resúmenes de conferencias. Así que voy a contribuir con otro más. Hace unos días Miguel Ángel Fano habló en el centro de la UNED en Santander sobre el “Neolítico Inicial en el Cantábrico”. Entresaco las principales ideas que se expusieron en dicha conferencia:

El Neolítico es un periodo o categoría histórica que se define por novedades:
- tecnológicas: el pulimento de la piedra (ya conocido en el Natufiense mesolítico) y la cerámica;
- biológicas: la agricultura (granos más grandes que las mismas especies silvestres) y la ganadería (animales domésticos más pequeños que los salvajes), que permiten que haya mayor alimento por km2;
- sociales: dejan de ser bandas de menos de 100 miembros y comienzan las desigualdades sociales debido al control de los medios de producción (ganado y terrazgo) y del excedente (productos secundarios como queso, harina…); aunque estas diferencias no dejan constancia clara en el registro arqueológico (ajuares funerarios, casas,…) hasta la Edad de los Metales;
- laborales: la agricultura y la ganadería requieren trabajo a tiempo completo. En cambio, en las sociedades de cazadores-recolectores el trabajo depende del ánimo del individuo ya que no ocupa más de dos horas diarias;
- en el hábitat: hábitat sedentario, aunque ya en Mesolítico hay cementerios en el Báltico, Bretaña y Portugal.

El Neolítico surgió de forma independiente en tres grandes focos: el Creciente Fértil hacia el 8300 a. C., que es el foco más antiguo y el que afecta a Europa; en China, que fue el segundo foco, con el cultivo del arroz y del mijo; y en América, en Méjico (maíz) y en Perú (patata y llama). En Papúa se ha documentado otro foco neolítico con el cultivo del taro. El Natufiense (c. 10000 a. C.) anuncia el neolítico en el Creciente Fértil. Así, en el Precerámico B de Jericó se hallan huesos de especies domesticadas. La causa la encontraba Binford en un desequilibrio entre la población y los recursos.

neolitico europa

En la Península Ibérica el Neolítico llega en “ola de avance” desde el Creciente Fértil. Primero llega a la costa mediterránea (Neolítico cardial) en el 5600 a. C. En el Cantábrico las primeras evidencias datan hacia el 5000 a. C. y constituye una zona periférica.

Hasta 1980 no hubo estudios sistemáticos del Neolítico en el Cantábrico, debido en parte a la gran importancia del Paleolítico en la investigación. La tesis de Pablo Arias en 1991 supuso un punto de inflexión, ya que resume todo lo que se sabía, por lo que para avanzar en la investigación se iniciaron excavaciones, análisis de pólenes, huesos o conchas, estudio de la procedencia de las materias primas o dataciones por Carbono 14. Hasta entonces el Neolítico se identificaba por la presencia de restos cerámicos en los yacimientos.

concheroLos concheros mesolíticos son el precedente del Neolítico en el Cantábrico. Aparecen en cuevas, cuyo uso no se sabe si era temporal o permanente. De este modo, la cueva del Toralete parece que fue ocupada de forma repetitiva durante largo tiempo hasta su colmatación. Por otro lado, en el Alloru M. Á. Fano junto con otros excavadores ha realizado una prospección geofísica en el entorno de la cueva para identificar posibles evidencias de ocupaciones al aire libre mesolíticas. Asimismo, la aparición de contextos funerarios (fosas) en el VI milenio a. C. acaso responda a sociedades sedentarias mesolíticas, o al menos más estables que antaño.

Los concheros se desarrollan entre el VIII y el VI milenios a. C., pero hay testimonios de pervivencia en el V milenio (Cueva del Mar III). El Neolítico Inicial se data en el Cantábrico entre el 5000 y el 4300 a. C. En esta última fecha empieza el Megalitismo. En el V milenio a. C. aparece cerámica en contextos mesolíticos. Pero hay yacimientos donde se mezclan restos de conchas marinas (lapa, Phorchus y mejillón) y de huesos de caza junto con una proporción menor (40 %) de huesos de animales domesticados (más pequeños), como en la cueva de Los Gitanos (Sámano) o Kobaederra (Vizcaya). Esto evidenciaría la llegada gradual del Neolítico. En cambio, en el Mirón aparece un nivel neolítico con restos de trigo y 90 % de huesos de ganadería, es decir, parece que el Neolítico aquí llegó de repente y supone una ruptura con lo anterior. Ahora bien, en los yacimientos del Neolítico Inicial se conservan frecuentemente uno o dos granos, a diferencia de los huesos de fauna domesticada, por lo que es difícil conocer el peso que suponían las plantas cultivadas en la dieta de esas poblaciones.

En el Cantábrico los restos neolíticos de grano más frecuentes son el trigo y la cebada, y de ganadería la vaca, el cerdo, la oveja y la cabra. Pero en Asturias en el V milenio a. C. no hay restos claros ni de agricultura ni de ganadería, sino que perdura el Asturiense. La cerámica se ha descubierto fundamentalmente en el Cantábrico Oriental; en Asturias solo en la cueva de Los Canes. La cerámica es de producción local. Análisis hechos en cerámicas de Inglaterra prueban que en el V milenio a. C. se usaban para contener leche, queso…; en el Cantábrico faltan estudios.

Enterramiento-Cueva-Los-Canes_02

No se conocen los hábitats principales (al aire libre) del V milenio a. C., sino solo cuevas, que serían yacimientos secundarios y especializados, por lo que acaso algunos restos hasta ahora etiquetados como mesolíticos correspondan a poblaciones neolíticas que usan esas cuevas como basureros especializados (caza, conchas…). En este sentido, se conocen yacimientos indudablemente calcolíticos que dan básicamente restos de fauna salvaje y que serían hábitats especializados.

En Vigaña (Asturias) se ha documentado una cabaña con hogar del IV milenio a. C., que es el hábitat al aire libre más antiguo documentado en el Cantábrico. En Monte Areo el túmulo XII contenía un soporte de troncos de roble calcinados datado a finales del V milenio a. C. Seguramente sea un túmulo mesolítico sin estructura pétrea, sino de madera (choza), con uso funerario, que fue calcinado y luego sellado con tierra.

monteareo12

Entre el Aziliense y el Asturiense aumenta el número de yacimientos en el Cantábrico, lo que probablemente indique un aumento de la población y consiguientemente de las diferencias sociales; diferencias que por el momento solo están comprobadas en el Calcolítico. La ruptura sería mayor entre Neolítico-Calcolítico que entre Mesolítico-Neolítico.

Hay una diferencia de clima y de recursos entre el Mediterráneo y el Cantábrico español. El Levante estaría mejor adaptado (clima más soleado y plantas más grandes) a las novedades neolíticas. Acaso también al Levante llegan migraciones de grupos neolíticos y por eso hay una ruptura clara entre el Mesolítico y el Neolítico (ya diferencias sociales claras en poblados neolíticos). En cambio, en el Cantábrico primero llega la tecnología neolítica y luego las novedades económicas.

Read Full Post »

File:Casa de los Mosaicos (Julióbriga).jpg

(Vista del yacimiento romano-medieval de Retortillo.)

Hoy me centraré en una ponencia del arqueólogo profesional Lino Mantecón, ofrecida igualmente, como otras ya publicadas en este blog, en el contexto del curso “Prehistoria y Arqueología en Cantabria” que organizó el CEP de Santander, en este caso, el 25 de noviembre de 2013. Llevaba por título La Arqueología cántabro-romana y medieval en Cantabria, algunas novedades y sus aportaciones al conocimiento de la Historia de Cantabria, y de ella procederé aquí, una vez más, a transcribir su contenido íntegro para nuestros queridos lectores.

Anadiré también que con esta transcripción doy por concluida esta recopilación de ponencias que sobre la Prehistoria y la Arqueología de Cantabria organizó el Centro de Educación de Profesores de Santander.

Larga como todas y con escasos arreglos, espero que esta entrada les guste.

Como siempre, de las fotos -sacadas de diversos lugares de Internet- respondo yo.

Comencemos.

La Arqueología cántabro-romana y medieval en Cantabria ha ocupado en esta comunidad autónoma un segundo lugar en comparación con la de Prehistoria. Varios lastres le afectan: muchas de estas investigaciones han sido “de gabinete” y han estado supeditadas a las fuentes escritas; las intervenciones se han caracterizado por su parcialidad (lo que ha supuesto a su vez  un sesgo en las informaciones) y las excavaciones se han concentrado básicamente en momentos puntuales del año (normalmente en verano).

Hoy día, las mayores aportaciones provienen de la Arqueología de Gestión y de arqueólogos independientes que cuentan con muy poca financiación.

(Establecimientos militares romanos en Cantabria y sus alrededores. Imagen de E. Peralta)

Tras esta nota introductoria y refiriéndonos ya al tema de la Edad del Hierro, diremos que, si bien pudo haber relación anterior con el mundo romano (por ejemplo, en época de Sertorio, aunque esto está en discusión actualmente), el primer contacto claro de los romanos con Cantabria se produjo con las Guerras Cántabras, con el llamado Bellum Cantabricum, sobre todo durante los años 26-25 a. C., cuando Cayo Antistio Veto conquistó el territorio de los cántabros, si bien luego se producirían varios levantamientos. De hecho, hoy se piensa que pudo haber incluso uno de estos levantamientos en la etapa de Tiberio, tal como se deduce de una inscripción.

Hasta las intervenciones de Eduardo Peralta poco se conocía del desarrollo de la guerra. De ella, sabemos que participaron 6 legiones (3 para el frente cántabro y 3 para el frente astur), aunque se piensa que pudieron participar 2 legiones más en el cántabro. A raíz de las investigaciones de este arqueólogo se documentaron muchos campamentos romanos de campaña, que nos hablan de una penetración de los romanos en Cantabria siguiendo un eje Norte-Sur. Incluso se ha atestiguado arqueológicamente el caso de castros que una vez ocupados muestran la construcción de un castellum romano: Bernorio, Santa Marina y Espina del Gallego. En otros enclaves, como Celada Marlantes, se han encontrado evidencias de asedio.

(Fotografía aérea del campamento romano del Campo de las Cercas. E.Peralta.)

Una teoría interesante de José Ángel del Hierro Gárate, de Enrique Cuenca y de Rafael Bolado postula que todos los campamentos de la Sierra del Escudo han tenido una ampliación posterior al establecimiento inicial, lo que estos autores interpretan como si se debiese a la llegada del tropas del desembarco romano por la costa que se añadirían a las tropas que ya se encontraban allí acantonadas. Una característica de estos campamentos es que presentan puertas en clavícula como sistema defensivo típico.

Los principales campamentos romanos conocidos hoy en Cantabria y sus inmediaciones son los de La Poza, El Cincho, El Cantón (más propiamente un castellum), Castillejo (el mayor campamento encontrado en España y que asedió al castro de Monte Bernorio), Cildá (donde dentro del propio campamento hay también evidencias de un castellum), el Campo de las Cercas, La Loma (donde hay, además, del campamento, dos castellum), Las Rabas y Santa Marina-Monte Ornedo.

Recreación del poblado prerromano de Monte Ornedo. Fuente MUPAC (Museo de Prehistoria y Arqueogía de Cantabria)

(Recreación hipotética del castro cántabro que ocupaba la cima de Santa Marina-Monte Orrnedo.)

En relación con este último, el castro de Santa Marina-Monte Ornedo es el más grande de la Comunidad Autónoma de Cantabria, con 19,5 ha. Cuenta, además, con un castellum en su interior. El castro fue localizado por Ángel de los Ríos hacia 1870. Este arqueólogo consideraba entonces que podría tratarse del campamento de la Legio IV. Algo más tarde, Adolf Schulten llegó a él en 1906 y procedió a excavar en el lugar. Schulten ya lo identificó con un castro cántabro; pero las investigaciones posteriores han mostrado evidencias de etapas diferentes.

(Espada romana y signum equitum hallados en Santa Marina.)

En este yacimiento han aparecido materiales romanos e indígenas: fíbulas indígenas, hachas, un signum equitum, un puñal romano con remaches de plata…

Volviendo al tema de los campamentos, tanto los campamentos romanos de campaña como los castellum tenían una defensa a base de maderos (maderos unidos mediante un entramado de ramas), en lo que parece un sistema bastante efectivo.

Una vez que las tropas romanas conquistan Cantabria, una legión permanecerá acantonada en ella: la Legio IV Macedonica, que sería la encargada de gestionar el nuevo territorio incorporado al Imperio. Testimonio de la presencia de esta legión lo dan los “términos augustales”.

Respecto a ésta, hoy se ha llegado a poner en duda la tradicional ubicación del campamento principal de esta legión en Herrera de Pisuerga.

En los últimos años las investigaciones sobre la etapa romana en Cantabria se han centrado mucho en la Arqueología de Gestión en Castro Urdiales y en el yacimiento de Retortillo, al tiempo que, desafortunadamente, ha habido poca prospección. Escasos hallazgos y un apoyo casi total en la historiografía han llevado tradicionalmente a realizar ciertas identificaciones que se han ido después manteniendo en los trabajos posteriores. Un ejemplo sería la del Portus Vereasueca con San Vicente de la Barquera.

En el caso de la ciudad de Santander, tradicionalmente identificada con el Portus Victoriae Iuliobrigensium romano, casi todos los datos que tenemos de la ocupación romana parecen ser tardíos, si bien, una excepción a esto podrían ser algunas piezas de la catedral.

También hemos de considerar aquí que casi todos los trazados de vías de comunicación tradicionalmente atribuidos a los romanos en Cantabria son, en realidad, medievales.

Algunos ámbitos, como la minería y el urbanismo romanos, se han investigado muy poco, de forma que, de éste último, sólo conocemos algo de Castro Urdiales y de Retortillo.

El plomo, la calamina y el hierro serían explotados en Cantabria por los romanos, y de esta explotación se conservan algunas galerías, como sucede en la Mina Numa. En la zona de Udías, Comillas y Reocín es donde se conserva el mayor número de testimonios de minería romana en la región (minas). Los afloramientos de hierro de Cabárceno-Peña Cabarga habrían sido también explotados.

Las de Morero (Cabárceno) y Setares serían dos típicas galerías romanas, con arcos de medio punto y lucernarios a los lados. Además, en una galería de Udías se encontró una inscripción hace años de la que llegó a hacerse un molde.

Otro ejemplo podrían ser las minas de Mercadal, cerca de Cartes, pero la atribución a los romanos de estas galerías dudosa.

Calzada Romana

(Tramo de la “calzada” de Pesquera a Bárcena de Pie de Concha. Aunque tradicionalmente se la ha considerado romana, las investigaciones más recientes le atribuyen una cronología medieval.)

Sólo hay dos vías comprobadas como romanas en Cantabria. Una que penetra por el Besaya y que ha sido “localizada” por miliarios; y un pequeño tramo de calzada en Peña Cutral. El resto de vías consideradas romanas o es dudoso o, directamente, no sería romano.

Tradicionalmente se han asociado las vías romanas con vía enlosadas, pero las últimas investigaciones han demostrado que los romanos sólo enlosaban las vías dentro de la ciudad o las que pasaban por las necrópolis. La de Bárcena de Pie de Concha sería, por ejemplo, medieval. Otro ejemplo sería el de la Calzada de los Moros, igualmente medieval.

Los caminos auténticamente romanos de Cantabria, como el de Peña Cutral, cuentan con una primera capa de grandes piedras y luego reducen progresivamente el tamaño de la piedra hasta conseguir un firme que permita el paso de los carros.

También conocemos otra vía de comunicación romana que conducía a Castro Urdiales y que ha sido reconstruida a partir del hallazgo de miliarios. Salvo esto, en Cantabria, de Retortillo hacia la costa no hay nada conocido con seguridad en cuanto a vías de comunicación romanas respecta.

Los conocidos como “caminos encajados”, caminos excavados en el  mismo suelo, como es el caso de la vía del Escudo, serían también medievales.

Se han localizado pocos asentamientos romanos en Cantabria. Los principales son Castro Urdiales, Camesa-Rebolledo y Retortillo. De Santander casi no podemos decir nada, porque, según lo que sabemos actualmente, se trata de un poblamiento muy disperso por la actual ciudad.

(Estancias termales y otras dependencias del yacimiento romano de El Conventón, en Camesa.)

El asentamiento romano en Camesa-Rebolledo empezaría en el siglo I, pero se han encontrado restos que parecen evidenciar que debajo de esta ocupación romana habría otro poblamiento prerromano. Este asentamiento está rodeado de un amojonamiento que parece rodear la vega de Camesa y que sería una zona especialmente buena para el cultivo de cereales.

El asentamiento de Camesa-Rebolledo se extiende por el paraje llamado La Cueva y por Rebolledo. Parece incluso que su sector más conocido, el lugar llamado El Conventón (que fue lo primero en excavarse) no sería la parte principal de este gran enclave romano.

Excavaciones de La Cueva

(Sector del yacimiento romano de Camesa-Rebolledo llamado La Cueva.)

Es también importante reseñar que la presencia de un castro cántabro en sus inmediaciones pordía explicar el sufijo -briga del topónimo Iuliobriga, y ello porque en la actualidad no son pocos los arqueólogos que han identificado estas ruinas sitas en Valdeolea (y no las de Retortillo) con la ciudad romana de Iuliobriga citada por las autores grecorromanos.

Del edificio llamado El Conventón sabemos que tenía una instalación de tipo termal. En ese mismo lugar se levantaron luego una necrópolis medieval y una iglesia prerrománica.

Por lo que respecta al yacimiento de Retortillo, casi todos los edificios que encontramos son ciertamente de carácter muy noble. El foro se ha interpretado como el espacio con columnas ubicado al lado de la iglesia medieval.

(Villa y necrópolis de Santa María de Hito, hoy cubiertas. Foto de R.Gimeno.)

Mención aparte merece la villa romana de Santa María del Hito, hoy cubierta tras haber sido excavada, y sobre la que se creó una necrópolis visigoda posterior.

De época tardoantigua en Cantabria no tenemos ningún yacimiento de hábitat. De esa época contamos en Palencia, en el castro “cántabro” de Cildá, con una muralla, mientras en Cantabria conocemos bajo la torre de Rasines un nivel con cerámica tardoantigua (visigoda) asociado a un centro productor de hierro (del que se observan escorias).

Algunos castros se reocupan en esta época tardoantigua, como sucede en la cima de Santa Marina, donde se ha encontrado una hebilla de cinturón de este período. El castro de Castilnegro también se reocupa ahora. Asentamientos tardoantiguos seguros habría en El Castillejo, Retortillo y Santa María de Hito (lugares donde se han encontrado necrópolis).

Contamos asimismo con enterramientos en cuevas, lo que suscita una pregunta: ¿por qué se enterraban en cuevas si eran cristianos? En estos enterramientos se enterraría al difunto vestido y con objetos puestos, como anillos (también se han documentado hebillas). Encontramos asimismo sarcófagos, y en ocasiones se ha visto que depositaban carbones cerca de la tumba (depósitos de carbones). Incluso se ha documentado que a veces se quemaban granos de mijo y escanda en las tumbas para realizar con ello algún tipo de ritual supersticioso.

(Uno de los muertos altomedievales de La Garma. Foro P. Saura.)

De Retortillo destacan una hebilla de cinturón visigoda y una supuesta inscripción de similar cronología. Por su parte, en La Garma aparecieron restos de muertos que fueron descendidos intencionalmente a rápel y depositados en un lugar concreto de la cueva, y a los que, pasado un tiempo, regresaron para romperles el cráneo.

Boca de la cueva de "Riocueva" (Entrambasaguas). Fuente: http://mauranus.blogspot.com.es

(Boca de la cueva de Riocueva, en cuyas excavaciones se encontró un anillo de oro visigodo con decoración.)

Otras dos cuevas sepulcrales interesantes son, por un lado, la de Riocueva, donde han aparecido vasos de vidrio, un anillo de oro y granos carbonizados de panizo, y, por otro, la de Las Penas, en la que, además de hebillas de cinturón,  se ha documentado que las cabezas de los muertos las han machacado y quemado. Se maneja en estos casos la teoría de los revenants, los “muertos vivientes”, que implicaría la destrucción de los restos en las tumbas. La idea central sería que habría algunos individuos cuyos restos, a los que tal vez asociaban con epidemias, eran destruidos (machacados). [Sobre este tema, ver la página del Proyecto Mauranus (http://mauranus.blogspot.com.es/).]

(Vista del Pico del Castillo, en cuya cumbren se localiza un fortaleza altomedieval.)

Muchos de los castillos altomedievales de Cantabria se sitúan en montes cónicos. Entre los castillos y fortalezas defensivas de esta etapa podemos señalar el del Monte Castillo (puente Viesgo), el de Solares, el de Cotero del Medio, el de Cotero Marojo (con un foso en “U”), el castillo de Camargo (construido con mortero  y al que se añadió una torre), el de Santa Eulalia en Polaciones (del siglo IX), el de Hinojedo (Trespalacios) -que sería de madera y estaría edificado sobre una elevación artificial (a este respecto, se puede ver el Tapiz de Bayeux, donde se aprecia una representación de este tipo de castillos sobre motas)-, el del Molino de los Moros (en Liébana, en un lugar inaccesible), el de Obeso (encima de la localidad de Obeso, en el Nansa), el del Monte Subiedes (en el que aparecen, por ejemplo, puntas de flecha) o el de Carmona (junto al que hay una necrópolis y mieses medievales, lo que supone la existencia de un paisaje medieval perfectamente conservado). [A ellos se podría añadir el castillo de Ozalba, de muy difícil acceso.]

File:Mogrovejo.jpg

(Torre medieval de Mogrovejo.)

Las torres bajomedievales de Cantabria disponen en su mayoría de tejado. Su cronología es bastante reciente, de finales del siglo XV y, de hecho, se ve en ellas que elementos arquitectónicos como las saeteras están ya diseñados para armas de fuego. En Bores encontramos que una de las torres parece diseñada para disparar con flecha, mientras que otra parece destinada a disparar con armas de fuego. Otros ejemplos importantes serían la Torre de Pero Niño (en San Felices de Buelna), la de San Martín de Hoyos (en Valdeolea) y el Castillo de Argüeso (en Campoo de Suso).

Casa fuerte en la localidad de Bárcena de Ebro

(Casa-fuerte en Bárcena de Ebro.)

Hay también torres del siglo XVI, ya de menor altura, que disponen de saeteras y que funcionan también como casas. Son las llamadas “casas fuertes”, como la de Piedrahita, en Peñarrubia, junto a la Torre de Linares. El estado de conservación de algunas de ellas es más que deficiente. Podemos citar ejemplos como la de Carrejo, la de Guerra (en Ibio) o la de Santillana (la Torre del Merino, que tiene incluso conservada toda la estructura interior de madera). Destaca igualmente la Torre de la Costana, otra casa fuerte, en Campoo de Yuso.

FIN.

Read Full Post »

Rara vez el Centro de Formación de Profesores (CEP) organiza cursos donde aprender algo interesante. Sin embargo, este ha sido el caso de un curso sobre el “Islam en la actualidad”, del cual hago un resumen a continuación:

Actualmente se calculan en más de mil millones los seguidores del Islam. Según la fe islámica todos nacemos sin pecado y musulmanes, pero el bautismo en otra religión supone apostasía y, por tanto, convertirse en blasfemo (kufr). Los blasfemos pueden ser objeto de persecución, si contra ellos alguna autoridad islámica pronuncia una fatwa.

velo-islam

La yihad no está entre los cinco pilares del Islam. Yihad en origen significa “esfuerzo personal de superación”. Pero en sentido reducido se refiere a la “guerra santa” por expandir o defender el Islam. La fitna, por su parte, es la guerra entre musulmanes.

En el Islam actual sobresalen dos grandes sectas: los chiíes, quienes creen en los imanes, dan culto a los muertos y son más revolucionarios en cuanto a la forma de gobierno; y los sunníes, que son la secta mayoritaria, son más tradicionales políticamente y siguen algunos libros (Sunna) que no asumen los anteriores. Además de chíies y sunníes, hay yariyíes (básicamente en Omán) y sufíes (Islam místico y contemplativo). Pero dentro de cada una de estas sectas, se distinguen a su vez escuelas de pensamiento diferentes. Así, entre los sunníes hay malikíes  (predominantes en África y que utilizan la analogía como forma de responder las dudas) o hanbalíes (en Arabia Saudí, y que son más conservadores).

islam-ramas

El islamismo como movimiento político comienza tras la abolición del califato de Turquía por el laico Atatürk (1924) y, sobre todo, con la descolonización. Primero, fue un nacionalismo árabe que intentó modernizar los países siguiendo el modelo occidental, aunque respetando las tradiciones islámicas. Se trató de un nacionalismo de base socialista que tuvo más éxito en las zonas chiíes, ya que supuso revoluciones contra las monarquías tradicionales. Nasser en Egipto fue su líder más destacado.

En los años 70, tras el fracaso económico de la modernización del nacionalismo o del baazismo (la población urbana creció más rápido que el empleo y la riqueza), así como por el fracaso militar ante Israel (Guerra de los Seis Días), el islamismo emergió en la mayoría de esos países como el movimiento que capitalizó la esperanza de salir de la crisis y recuperar el esplendor del pasado; en otras palabras, el Corán sustituyó a Marx. La revolución iraní de 1979 contra el sha es su símbolo, ya que demostró por primera vez que un gobierno islamista era posible. Los iraníes son chiíes, por lo que su modelo de revolución fue exportada a Egipto (Hermanos Musulmanes), Líbano (Hezbollah) o Palestina (Hamas).

El islamismo sunní, en cambio, va a estar dominado por el wahabismo, rama radical que surge en Arabia Saudí, que sigue literalmente los textos sagrados y que considera herético al resto de corrientes dentro del Islam. Sus principales líderes, radicales, son Quth (condena el capitalismo financiero y el modo de vida occidental y en los años 60), Mawdudi (justifica la violencia), Azzam (crea terrorismo global contra malos musulmanes y Occidente), Bin Laden (redacta en 1998 una fatwa contra Israel y Occidente) o Al Zawahiri (aliado egipcio de Bin Laden).

lideres-yihadismo

El islamismo tiene un componente anti-occidental, ya que Occidente representa las potencias colonizadoras a las que culpan de su pobreza, y un estilo de vida laico alejado del Islam y que corrompe la moral (homosexualidad, emancipación femenina…).

El islamismo va a triunfar gracias a varios factores:

- El Islam está en la tradición de estos países, por lo que es fácil de explicar a toda la población, incluidos los analfabetos.
– Sus partidos políticos, al ser recientes, tienen una buena imagen, ya que no están manchados por casos de corrupción.
– Encuentra fácil apoyo entre los desencantados con el proyecto modernizador del nacionalismo árabe y los afectados por la crisis económica: pobres urbanos, clases medias e intelectuales.
– Los petrodólares (Irán chií o monarquías sunníes del Golfo Pérsico) lo financian.
– Su zakat (o limosna) es empleado en levantar hospitales, escuelas, equipos de fútbol…, en zonas donde el Estado no puede dar esos servicios.

ladygaga2

El islamismo con dawa (asistencia y fe) tiene mucho más apoyo popular que el yihadismo tipo Al-Qaeda. El principal objetivo del yihadismo es acabar con los musulmanes impíos (de ahí, la fitna entre chiíes y sunníes, o de wahabíes contra el resto) y expulsar a los soldados no musulmanes de los países islámicos (Palestina, Arabia Saudí, Afganistán…). El yihadismo actualmente se expande por los países musulmanes gracias a clérigos wahabíes financiados por las monarquías del Golfo Pérsico “aliadas” de Estados Unidos, y por los muyahidines curtidos en las guerras en que intervienen, contratados como mercenarios, en países sin apenas estructura gubernativa ni ejército que les pueda hacer frente (Somalia, Chechenia. Bosnia, Mali…). Siria fue el campo de entrenamiento para los chiíes y Afganistán para los sunníes. Allí se enseñaron tácticas militares y un Islam radical en madrasas (financiadas por Irán o Arabia Saudí) a unos 100.000 muyahidines.

Los atentados suicidas son una táctica peculiar del islamismo radical. El primer atentado terrorista suicida ocurrió en Líbano en 1982 y provocó la salida de Francia y Reino Unido del país. El Islam condena el suicidio. Pero los chiíes, como Ali Shariati, justifican el martirio como método de lucha cuando el enemigo es más poderoso, y los wahabíes sunníes lo adoptarán con la interpretación de Bin Laden.

Los suicidas suelen ser hombres jóvenes, pero también niños, mujeres (Rusia), disminuidos, pagados (pagan 100-500 $ al mes, que es la renta per capita anual de esos países) o engañados. Provienen de todos los ambientes sociales, y cada vez más conversos occidentales. Las causas que explican la inmolación son diversas: la cultura de violencia (requiere voluntad de matar y de morir), el adoctrinamiento religioso (son aislados y reforzados en su determinación grabando vídeos), el odio a Occidente, la identidad de la umma frente a la globalización, la pobreza o la marginalidad social, o causas psicológicas individuales (como las viudas y mujeres violadas de Chechenia).

caricatura

Por otro lado, el terrorista suicida logra bastantes ventajas:

– religiosas: vida eterna en el Paraíso, ver la cara de Alá, tener a 72 huríes y que 70 allegados le acompañen en el Más Allá.
– sociales: estima social para él y su familia, que reciben homenajes públicos.
– económicas: les compensan económicamente.
– militares: gran efectividad en su lucha, ya que aciertan en el objetivo, aunque son más exitosas las mochilas bombas sin suicidio.
– publicidad: muy influyentes en la opinión pública occidental. Por ello, las organizaciones terroristas compiten por hacer el mayor atentado. No obstante, la mayoría de los atentados suicidas ocurren en países musulmanes y afectan a su población civil.

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores