Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Aventuras del Maestro Oscuro’ Category

Maestro Oscuro Navidad 2014-15

Anuncios

Read Full Post »

Queridos lectores, muchos os preguntaréis a estas alturas qué ha sido del Maestro Oscuro, ese tragicómico y escatológico personaje, más real que ficticio, que nos ha deleitado tantas veces con sus maliciosas aventuras en el blog.

Tal vez alguno haya llegado a pensar que, simplemente, ha desaparecido sin más, como Bigolongo o Cesarevic, o como los comentarios que nos dejaba en nuestros inicios el querido JAM RÍOS. Pero no: el Maestro Oscuro no ha desaparecido.

De hecho, nos consta que sigue practicando todo el Mal que puede, que trata de sembrar el Caos allí por donde pasa y que continúa practicando la peor de las magias negras desde su oculto templo de Gromo. Pero también nos consta que últimamente no todo le ha ido bien, y que en sus fatales operaciones mágicas en ocasiones el resultado se ha vuelto en su contra, con efectos tan devastadores que le han impedido abandonar su residencia. Estos efectos han ido desde la diarrea aguda a la sífilis, pasando por la clamídea y el ébola.

Vean, si no, un ejemplo de lo que les digo; de cómo en su magia negra al Maestro le sale en ocasiones el tiro por la culata, y eso, claro, le ha hecho estar muchas veces convaleciente.

El resto de veces se encontraría, sencillamente, sodomizando al Monito Zombi.

MO

Read Full Post »

Al Maestro Oscuro no le toca nadie los cojones.

Uno de esos fines de semana en que con sus malignos conjuros trajo de nuevo la lluvia sobre Gromo, decidió acudir por la tarde a una sesión de cine para ver la “película de moda”: Ocho apellidos vascos. Asistió al evento acompañado de algunos de sus mejores amigos: su fiel lacayo el Mono Zombi, el Delegado en Alemania de la Orden del Maestro y también el Cura O´Connor, un viejo exsacerdote irlandés,  alcohólico, excomulgado y “amigo de los niños”, muy aficionado como el Maestro a las prácticas satánicas y que ahora se encuentra exiliado en Gromo.

Como ya había pasado tiempo desde el estreno de la película y ya habían acudido las “manadas” a verla, ese día la sala del cine estaba prácticamente vacía y los miembros de este “Eje del Mal” allí reunidos se sentaron en butacas contiguas, dispuestos a disfrutar de la proyección. Pero desafortunadamente para el Maestro, cuando las luces ya se habían apagado un tremendo cabezón entró en la sala y, pese a la disponibilidad de butacas, se le fue a sentar justo delante, impidiéndole totalmente la visión.

Pero, claro, no iba a serprecisamente aquel individuo el que le tocase los cojones al Maestro… ¡Mawashi geri que te crió!

MAESTRO CINE 1

MAESTRO CINE 2

MAESTRO CINE 3MAESTRO CINE 4

 

Read Full Post »

Un buen día el Maestro y su viejo compañero de maléficas andanzas, el pérfido y astuto Mr. MacCookies, realizaron un viaje de ocio a Venecia, una ciudad en la que poder relajarse un poco después de todo el tiempo que llevaban haciendo el Mal (el Hijoputa) en Gromo y sus alrededores.

Pero a la hora de comer, y tras elegir restaurante, al Maestro parece que no le gustaron demasiado los resultados de la cuenta, y, claro, era lógico que alguien tenía que “pagarlo”.

¡Pobre camarero! El Maestro no tuvo piedad y se lo fagocitó por el ojete, donde el desgraciado descubrió una nueva dimensión de dolor y el sufrimiento cuando empezó a aparecer todo aquello por allí: todos los caldos y los tropezones.

Maestro en Venecia (1)

Maestro en Venecia (2)

Read Full Post »

Esta vez el paseo del Maestro Oscuro por Gromo, en unos de esos días tormentosos que se avecinan, le proporcionó su víctima propiciatoria, su chivo expiatorio, el recipiente de su ira. Y pensó: “Déjame, déjame que me apodere de tu culete”.  Sin más, aquello fue un quiero y puedo. Y porque quiso y pudo le endilgó todo su satánico paraguas por todo el ojáncano pa´rriba. Así, sin remilgos, con esa dureza que causa la indiferencia. Quizá, y tan sólo quizá, lo peor de todo fue, sin embargo, que su paraguas era lefador.

Culete, culete (1)

Cuelete, culete (2)

Read Full Post »

El sol seca estos días la tierra, la cuartea y la churrusca, y mata la vida. Que nada les lleve a equívocos: la tregua de buen tiempo que nos ha dado este inicio del verano ha sido producida, como también las constantes lluvias y el frío que nos han acompañado la mayor parte del año, por los rituales de magia negra que ejecuta el Maestro en su templo de  Gromo.

Ha llegado ahora el momento de que el Maestro Oscuro inicie de nuevo su maligna campaña estival de incendios, muerte y destrucción, y de que que castigue a los habitantes del mísero pueblo de Gromo. Ha sido en esta pequeña población donde el Maestro se ha convertido ya por tiempo incontable en “señor de soga y cuchillo” de aquellos infelices sometidos a un régimen terrible de “pan negro y piojo verde”.

El objetivo de sus acciones es doble: por un lado, generar el terror entre las gentes humildes del lugar y, por otro, obtener mediante el fuego nuevas superficies edificables con las que, asociado con el PP regional, poder llevar a cabo todo tipo de especulaciones inmobiliarias y oscuros chanchullos. Su idea es  seguir urbanizando el litoral de la región con caóticos y enormes bloques de pisos hechos a base de ladrillazo y con instalaciones y grandes complejos  inútiles en los que poder colocar a dedo a toda su camarilla. Las fecales, lógicamente, las echará al mar y a los ríos sin dupurar para disfrute de ciudadanos y turistas.

No está solo, pues son ya muchos los que colaboran con él. Cada vez más. Para esta tarea, el Maestro Oscuro utiliza una fuente de energía para él inagotable: gas, pues sus entrañas están siempre saturadas de pestilentes aerosoles fruto de pesadas digestiones y que al desprenderse a través de su ojete -acompañado todo por partículas sólidas- son inflamados gracias a la ayuda suministrada con un candil por su fiel escudero el Mono Zombi.

Su culo está causando estragos, y mientras escribo estas líneas sé que la gente de Gromo está sufriendo. No sé si alguién podrá ayudarles.

Es demasiado tarde. Un olor apestoso se está colando ahora mismo por la ventana de mi casa. El Maestro está cerca, muy cerca. Lo sé. Tal vez, si me doy prisa, pueda todavía escapar y entonces……………………………………………………….

Incendios de verano con el Maestro

Read Full Post »

Shit on Gromo

Como un buen amigo mío gritaba en plena calle en sus noches de borrachera: “¡Vecinos… Ayer os meé; hoy os voy a cagar!” “Voy a estar toda la semana comiendo muesli”.

Y ahora me pregunto si este amigo mío y el Maestro Oscuro se conocerán, porque veo que el Maestro sigue a rajatabla los mismos planteamientos vitales que surgían en las borracheras de mi amigo. ¿Será acaso mi amigo, de una manera secreta y desconocida para mí, el Maestro del Maestro?

Tal vez lo mejor sea preguntárselo a mi amigo, porque lo que está claro es que hoy día parece difícil acercarse de alguna manera (ni con cita previa) al templo del Maestro Oscuro en Gromo, todo él rodeado de perros sarnosos y rabiosos, ratas y venenos varios, gases tóxicos, vallas electrificadas, bombas-lapa y fuego de mortero para tratar de disuadir a todo intrépido aventurero al que se le pase por la cabeza acercarse a aquel frondo montículo.

También es evidente que las maldades del Maestro Oscuro, según nos informan, continúan más vigorosas que nunca. “¡Está vivo -nos dicen- y con más mala hostia que nunca!”.

A los vecinos de Gromo frecuentemente les lanza desde su templo manzanas y fruta pocha, bien a los tejados de sus casas o bien cuando pasean por el pueblo. Les ha meado desde el aire y les ha cagado las casas por la noche, mientras dormían. Les ha entregado el fruto de sus entrañas en plena escurribanda. Y, según nos informan, la situación se está ya haciendo insostenible, porque, no contento siquiera con todo ello, aprovecha las oscuridades para infiltrarse en sus casas, sobresaltarles durante el sueño y practicar sexo del duro con ellos, sin importar que sean hombres o mujeres. Incluso, se dice que siente predilección por los ancianos desdentados, porque, según testimonio del mismo Maestro, éstos no le producen estrías con los dientes. Después, les deja exhaustos en sus habitaciones llenas de un intenso olor a sexo, y con su firma personal en sus culos: la bandera del Japón imperial.

Todos los intentos de sublevación en Gromo contra la tiranía del Maestro, señor de soga y cuchillo del lugar, han sido severamente reprimidos gracias a sus habilidades con la magia negra. Como digo, la situación es insostenible: el Maestro, que firmó en su día un satánico pacto de sangre con los socialistas para destruir España y el mundo, y el Sistema Solar y el Universo entero, ha pactado ahora con Rajoy y sus camarilla para conducirnos a todos al Averno.

¡Que Dios nos coja confesados! (Y, si puede ser, que nos eche una manita.)

Read Full Post »

Older Posts »