Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Espiritualidad y religión’ Category

“A land not mine, still”

by Anna Akhmatova 

(English version by Jane Kenyon.
Original Language: Russian.)

A land not mine, still
forever memorable,
the waters of its ocean
chill and fresh.

Sand on the bottom whiter than chalk,
and the air drunk, like wine,
late sun lays* bare
the rosy limbs of the pinetrees.

Sunset in the ethereal waves:
I cannot tell if the day
is ending, or the world, or if
the secret of secrets is inside me again.

——————

“Una región que no es mía, tranquila”,

por Anna Akhmatova

Una región que no es mía, tranquila,

por siempre memorable,

las aguas de su océano, calmas y frescas.

Al fondo arena más blanca que la creta,

y el aire embriagado, como el vino,

el sol tardío se extiende* desnudo

las ramas sonrosadas de los pinos.

La puesta de sol en las etéreas olas:

no puedo decir si el día

está terminando, o el mundo, o si

el secreto de los secretos está dentro de mí otra vez.

————

(Traducción del inglés al español, por Bogomilo.)

————-

*No he podido encontrar la versión original del poema en ruso para tratar de confirmar que esta palabra es realmente lays, tal como aparece en esta traducción al inglés que he empleado y que, por lo que se ve, es la única disponible en Internet. Sin embargo, pienso que bien podría tratarse, en realidad, de la palabra rays en el original, con la cual los versos podrían tener algo más de sentido: “Los rayos del sol tardío / descubren la ramas sonrosadas de los pinos”.

Anuncios

Read Full Post »

Aviso de SPOILER: En esta entrada se analiza la película Exodus: dioses y reyes y su rigor histórico, para lo que me es necesario comentar algunas partes de la película. Esto podría destripársela a los que aún no la hayan visto, así que avisados quedan.

Exodus: dioses y reyes es la nueva película de Ridley Scott en la que se relata el exilio de los hebreos en Egipto siguiendo el relato bíblico y centrándose en la figura de Moisés, en torno al cual gira toda la película. Moisés es uno de los personajes bíblicos más relevantes, aunque sobre él no tenemos datos históricos que prueben su historicidad; es probablemente un personaje mítico, como otros profetas del Antiguo Testamento. En algunos países musulmanes, la película ha sido prohibida precisamente por el hecho de que representa a un profeta del Islam, algo mal visto en algunas corrientes islámicas (aunque no prohibido expresamente en la religión musulmana).

Exodus

Según la tradición bíblica, Moisés fue un hebreo nacido en Egipto durante el exilio y criado en la corte del faraón al ser recogida la canastilla en la que fue dejado en el río por una hija del faraón. Después, siempre según el relato bíblico, se convertiría en el líder que liberaría a los hebreos de su esclavitud y los devolvería a Palestina.

A continuación me centro en algunos fallos o imprecisiones históricas que la película tiene, según mi óptica:

1. El drama de Moisés: en la película se presenta como un gran drama que Moisés descubra que es hebreo, pues él se consideraba egipcio. No obstante, en la Biblia Moisés siempre es consciente de cuáles son sus raíces e incluso visita a su familia hebrea. En la película, la expulsión de Moisés de Egipto viene al producirse ese descubrimiento de que es hebreo, aunque en la Biblia el motivo sea que mató a un guardia egipcio que estaba pegando a un hebreo.

Moisés (derecha) nunca viste como un egipcio más a pesar de que en teoría él piensa que sí lo es.

Moisés (derecha) nunca viste como un egipcio, a pesar de que en teoría él piensa que sí lo es.

2. Moisés y Ramsés: en la película se da como cierto que el faraón con el que Moisés compartió infancia y se crió fue Ramsés II. En la Biblia no se da el nombre del faraón, aunque es cierto que por referencias indirectas se ha podido deducir que el acontecimiento de la salida de Egipto se dataría (de haberse producido) en el siglo XIII a. C. y, por tanto, en época ramésida (concretamente la dinastía XIX del Imperio Nuevo), aunque los datos no hacen posible concretar qué faraón gobernaba exactamente Egipto en ese momento. No obstante, quizás para el director de la película la idea de vincular a Moisés con un faraón tan conocido como Ramsés II era demasiado jugosa como para dejarla de lado. Por cierto, a Ramsés siempre se le representa calvo, algo muy popular en la iconografía moderna pero que sabemos falso, sobre todo tras descubrirse su momia.

Moisés y Ramsés.

Moisés y Ramsés.

¿Ramsés II era calvo? Su momia más de 3000 años después nos dice que no.

¿Ramsés II era calvo? Pues su momia, más de 3.000 años después, aún conserva el pelo.

3. ¿Dios es un niño?: una de las cosas más curiosas de la película y que más que un fallo histórico me parece una licencia del director es que cuando Moisés habla con Dios, éste último se aparece en forma de un niño de unos diez años. Evidentemente es algo que en la Biblia no se refleja, pues personificar a Dios de esa forma no cabría dentro de la concepción hebrea. Puedo entender que para el director era más visual que Moisés hablara con un personaje físico que no con una voz en un segundo plano, pero aún así a mí me sorprendió muchísimo que el Dios del Antiguo Testamento se representara como un niño. No creo que haya precedentes en toda la filmografía que ha tratado este tema.

Moses-Burning-Bush-mormon

Representación típica de Moisés ante el arbusto en llamas.

4. Pirámides en el Imperio Nuevo: una de las imágenes más representativas del Antiguo Egipto es la construcción de pirámides y así se refleja en varias escenas de construcción en la película, donde los hebreos cargan con grandes bloques de piedra. No obstante, a pesar de lo evocadora que puede ser la imagen, lo cierto es que en el Imperio Nuevo los faraones egipcios ya no se enterraban en pirámides, pues preferían los edificios excavados en la piedra, es decir, los hipogeos. Las grandes pirámides de Egipto se construyeron en el Imperio Antiguo, es decir, más de mil años antes de los hechos que relata la película y se siguieron construyendo de manera intermitente hasta el Imperio Medio, pero desde luego en época ramésida este tipo de grandes construcciones no se realizaban en Egipto.

piramidesegipto

5. Moisés y las Tablas de la Ley: tras cruzar el Mar Rojo y tres meses después de salir de Egipto, Moisés subió al Monte Sinaí (no obstante, en la película se le representa como si por él hubieran pasado muchos años tras salir de Egipto). Allí recibió las Tablas de la Ley tras 40 días y al bajar de nuevo con su pueblo, vio como éste estaba adorando a un ídolo que habían construido fundiendo metales, lo que provoca el enfado de Dios. Sin embargo, lo que en la película se refleja es que Moisés sube al monte cuando los hebreos están ya adorando al ídolo y dedicándose a la fiesta y el desenfreno, por lo que las Tablas de la Ley surgirían como respuesta a eso, algo  que evidentemente no se refleja así en la Biblia.

Moisés y las Tablas de la Ley.

Moisés y las Tablas de la Ley.

6. La muerte de Moisés: aunque directamente no se representa la muerte de Moisés en la película, sí aparece al final como muy envejecido y cansado del viaje. Aún así, no se relata uno de los acontecimientos más relevantes de la vida de Moisés, que es la negación de la entrada en la Tierra Prometida tras los 40 años de travesía por el desierto y cómo Moisés observó desde el Monte Nebo la tierra de Canaán antes de morir.

Monte Nebo. Actual Jordania.

Monte Nebo. Actual Jordania.

En definitiva, la película no sigue fielmente el relato bíblico y tiene desajustes de tipo histórico, pero esto suele ser habitual en este tipo de adaptaciones.

Por lo demás, la película es entretenida y tiene unos buenos efectos especiales. Eso sí, sobre todo al final, sus 150 minutos de duración se hacen un poco pesados.

Un saludo.

Read Full Post »

ETERNIDAD

El Corán nos ofrece un hermoso pasaje que nos ilustra sobre la relatividad del tiempo en la relación que existe entre los hombres y Dios.

Utilizado ya por Borges como encabezado de uno de sus cuentos, quiero recogerlo hoy aquí de nuevo para ustedes, y de manera más completa.

Difícil es, ciertamente, definir qué es el tiempo. La Física, como ciencia, pretende darnos la respuesta con una sencilla fómula (t=e/v), pero más allá de la fría definición, se nos abren abismalmente las paradojas de la misma Relatividad de Einstein y la frecuente intuición mística de que en el trasfondo del concepto de tiempo se nos oculta algo más misterioso que permea el inexorable transcurrir de las horas y el movimiento de las agujas del reloj.

De hecho, alguien dijo una vez que “nuestra sustancia es el tiempo” y que “estamos hechos de tiempo”.

Si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si quiero explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé, respondía San Agustín al reflexionar detenidamente sobre qué es el tiempo (Confesiones Xl, 14, 17).

CIUDAD

Y El Corán nos cuenta en ese pasaje que antes citaba la historia de aquel hombre que pasaba por una ciudad en ruinas…

O como quien pasó por un ciudad en ruinas. Dijo: “¿Cómo va Dios a devolver la vida a ésta después de muerta?” Dios le hizo morir y quedar así durante cien años. Luego, le resucitó y dijo: “¿Cuánto tiempo has permanecido así?”. Dijo: “He permanecido un día o parte de un día”. Dijo: “No, que has permanecido así cien años. ¡Mira tu alimento y tu bebida! No se han echado a perder. ¡Mira tu asno! Para hacer de ti un signo para los hombres. ¡Mira los huesos, cómo los componemos y los cubrimos de carne!”. Cuando lo vio claro, dijo: “Ahora sé que Dios es omnipotente”. (El Corán 2, 259.) [Texto sacado de El Corán (edición preparada por Julio Cortés), Editora Nacional, Madrid, 1984, p. 117.]

De otro personaje bíblico, Abimélek, se dice en los escritos que durmió durante 66 años, y que cuando despertó sus higos todavía estaban jugosos (PArJer 5, 2-3).

iNFINITO

Lejos estamos en todos estos textos de las inmensidades de tiempo que refieren los textos hindúes para los ciclos cósmicos; pero, lo que en definitiva perdura es la idea de la imposibilidad de trasladar nuestros criterios humanos sobre el espacio y el tiempo a la Dividad, porque, sencillamente, no pueden ser aplicados en Aquello que no admite ser en modo alguno conceptualizado.

Read Full Post »

 

ALL HALLOW´S EVE

Medianoche de Halloween:
en un Jardín de Flores Rojas
tiempo y espacio no existen.

Las Puertas siempre cerradas por fin se han abierto
para dejar que desde el Otro Lado,
allí donde reside tu Doble,
sean Ellos los que entren.

El espejo de luna
proyecta sombras de cruces clavadas
en la fría tierra
teñida de negro.

Noche profunda de Halloween:
en un Círculo Eterno,
soy yo quien vuelve a la vida.

Read Full Post »

“Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Esta sentencia conocida por todos es frecuentemente utilizada en el lenguaje popular y sobre todo en medios televisivos, aunque muchas veces se hace una interpretación bastante errónea de ella, utilizándola para afirmar cosas que poco tienen que ver con su significado original. Me he decidido a escribir esta entrada a raíz de que en un ámbito académico oyese utilizar esta frase para justificar que el Cristianismo, en su esencia, permite la separación entre poder político y poder religioso; pero lo cierto es que este argumento nada tiene que ver con la frase en origen.

La conocida sentencia está extraída del Nuevo Testamento, concretamente del Evangelio de Mateo (22, 21). El problema es que muchos de los que utilizan la frase probablemente nunca hayan leído el fragmento completo del que se extrae. Debido a que el texto de Mateo 22 es un poco extenso, les transcribo aquí la parte referida a la frase. Después haré algunas consideraciones sobre ello. Léanlo con atención, especialmente la parte en negrita.

1. Jesús les habló otra vez en parábolas, diciendo:

2. «El Reino de los Cielos se parece a un rey que celebraba las bodas de su hijo.

3. Envió entonces a sus servidores para avisar a los invitados, pero estos se negaron a ir.

4. De nuevo envió a otros servidores con el encargo de decir a los invitados: “Mi banquete está preparado; ya han sido matados mis terneros y mis mejores animales, y todo está a punto: Vengan a las bodas”.

5. Pero ellos no tuvieron en cuenta la invitación, y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio;

6. y los demás se apoderaron de los servidores, los maltrataron y los mataron.

7. Al enterarse, el rey se indignó y envió a sus tropas para que acabaran con aquellos homicidas e incendiaran su ciudad.

8. Luego dijo a sus servidores: “El banquete nupcial está preparado, pero los invitados no eran dignos de él.

9. Salgan a los cruces de los caminos e inviten a todos los que encuentren”.

10. Los servidores salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, buenos y malos, y la sala nupcial se llenó de convidados.

11. Cuando el rey entró para ver a los comensales, encontró a un hombre que no tenía el traje de fiesta.

12. “Amigo, le dijo, ¿cómo has entrado aquí sin el traje de fiesta?”. El otro permaneció en silencio.

13. Entonces el rey dijo a los guardias: “Atenlo de pies y manos, y arrójenlo afuera, a las tinieblas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes”.

14. Porque muchos son llamados, pero pocos son elegidos».

15. Los fariseos se reunieron entonces para sorprender a Jesús en alguna de sus afirmaciones.

16. Y le enviaron a varios discípulos con unos herodianos, para decirle: «Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie.

17. Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?».

18. Pero Jesús, conociendo su malicia, les dijo: «Hipócritas, ¿por qué me tienden una trampa?

19. Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto». Ellos le presentaron un denario.

20. Y él les preguntó: «¿De quién es esta figura y esta inscripción?».

21. Le respondieron: «Del César». Jesús les dijo: «Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios».

22. Al oír esto, quedaron admirados y, dejando a Jesús, se fueron.

Jesús y los fariseos.

Jesús y los fariseos.

Si leen el texto, verán que la frase hace referencia a una prueba que los fariseos hicieron a Jesús. Intentando ponerle en evidencia, le preguntaron sobre si era lícito pagar los impuestos al emperador, es decir, al César. Evidentemente, si respondía afirmativamente, Jesús estaría legitimando al emperador y, por tanto, indirectamente sus cualidades divinas y sus propios actos; pero, si respondía negativamente, Jesús se estaría enfrentando de forma abierta al Imperio, lo que podría dar pie a los fariseos a denunciarle.

Ante esto, la respuesta de Jesús, según los Evangelios, fue una especie de parábola, una respuesta un tanto ambigua como es la de “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”. Puesto que les pregunta por quién aparece en las monedas y evidentemente aparece el emperador, la respuesta es que den al César lo que es suyo. Parece bastante claro que lo que trata de enseñar la parábola es que el César y Dios están en un distinto nivel y, por tanto, corresponde darles cosas distintas.

3 evangeliooooo

Como ven, esta frase es muy concreta y tiene un sentido bastante simple, aunque no por ello deje de ser un tanto enrevesado. Pero, evidentemente, deducir de esto que Jesús o que el Cristianismo apoyan la separación entre poder religioso y poder civil es sacar una conclusión de donde no la hay. A menudo, en los discursos ideológicos se buscan fórmulas de legitimación, y una muy convincente suele ser este tipo de sentencias sacadas de contexto, pero que en origen es bastante claro que no tenían ese sentido que después se ha tratado de buscar.

Un saludo.

Read Full Post »

(Rostro de la Sábana Santa de Turín, atribuido por algunos a Jesús.)

¿Es Jesús, el pretendido fundador del Cristianismo, un personaje histórico? ¿Qué documentos poseemos para avalar su historicidad?

Nadie debe sorprenderse de ver formuladas estas preguntas que muchos, aceptando o negando sin más la realidad de los hechos, ni siquiera llegan a plantearse. Pensemos que entre algunos colectivos es “habitual” afirmar que Jesús no existió, si bien no lo es tanto, eso sí, considerar su mensaje como algo pernicioso (aunque haya también gente que así lo hace). En la mayoría de estos casos se trata más de atacar o censurar la actitud de la Iglesia que de enfrentarse al fondo del mensaje cristiano.

Pero… ¿Qué sabemos de este personaje pretendidamente histórico? ¿De qué fuentes “directas” disponemos para conocer la figura de Jesús y cuál fue su mensaje original, si es que hubo alguno?

Debo adelantar, ya desde el principio, que las fuentes “contemporáneas” a Jesús que hacen referencia a él son pocas, pero que, en todo caso, permiten abogar más por su existencia que por lo contrario. Y, sin embargo, ha sido, precisamente, esa escasez de “pruebas”, junto a la aparición de rasgos de la figura de Jesús que podemos encontrar también en otros cultos, como los mistéricos, lo que llevado a algunos a dudar de su existencia.

Hay, por otro lado, quien ha aducido que la misma presencia de Jesús en los textos de autores romanos (o del ámbito romano, para ser más exactos) es fruto de interpolaciones medievales realizadas por copistas que habrían incluido dichas referencias para dar carácter histórico al personaje.

Como ven, las posibilidades y planteamientos, más o menos fundados, son muchos.

Repasemos, pues, sin ánimo de ser totalmente exhaustivos, la información básica de la que disponemos.

(Escena en relieve de la toma de Jerusalén por los romanos en el arco de Tito, en el Foro de Roma.)

A) Fuentes paganas

a) Tácito. El historiador romano Tácito (c. 55-120) refiere en su obra Annales (15, 44, 2-3) que “Jesús había sufrido la pena de muerte bajo el reinado de Tiberio, tras haber sido condenado por el procurador de Judea, Poncio Pilato”.

b) Flavio Josefo. El cronista judío Flavio Josefo (37-95) escribió en 94 d. C. la historia de su pueblo en su obra Antigüedades de los judíos, en donde hace referencia a Jesús en dos párrafos. Concretamente, en el capítulo 20, versículo 20, se menciona el asesinato de Santiago “hermano de Jesús, llamado Cristo”; mientras en el capítulo 18, versículos 63 y 64 -en el llamado “Testimonium Flavianum”- se hablaría de Jesús como un “hombre sabio”, “maestro” y “autor de hechos asombrosos”, que fue condenado a la cruz por Pilato a causa de la denuncia de las autoridades judías. En este mismo pasaje se refiere que la tribu de los cristianos, que englobaba por aquel entonces a judíos y griegos, no había desaparecido en su tiempo.

Sin embargo, aunque el fragmento relativo a la muerte de Santiago pasa por genuino (escrito por el mismo Flavio Josefo) el conocido como “Testimonio Flaviano” no es tenido en cuenta por la mayoría de escritores, al considerarlo una interpolación medieval.

c) Suetonio. Cayo Suetonio Tranquilo (75-140 d. C.) escribió alrededor de 120 en su obra Vida de los Doce Césares que el emperador Claudio expulsó de Roma a judíos instigados por un tal ‘Chrestus’ (Vida de Claudio 25, 4). Sin embargo, aunque muchos han considerado esta referencia como una alusión a Cristo y a los cristianos, no hay consenso en identificar el “Chrestus” referido por Suetonio y que encabezaría la revuelta en Roma hacia el año 50 con el Cristo del Evangelio. Por lo demás, “Chrestus” era un nombre común en la Roma del momento.

Otra cita de Suetonio, referida en este caso a la vida de Nerón (Vida de Nerón XVI, 2), menciona que “Nerón infligió suplicios a los cristianos, un género de hombres de una superstición nueva y maligna”.

d) Plinio el Joven  (61-114). En una de sus famosas Cartas (Carta X, 96) Plinio el Joven, gobernador (legatus) en esos momentos de la provincia de Bitinia y Ponto (111-113), le preguntaba a su amigo, el emperador Trajano, cómo debía actuar contra aquellas personas a las que se acusaba de ser cristianas. En ella aparece ya el nombre de “Cristo” referido como dios de los cristianos.

e) Carta de Mara Bar-Serapion. Carta recogida en un manuscrito siríaco del siglo VII y que sería de cronología imprecisa (se suele datar entre finales del siglo I y el siglo III). La carta, en la que un padre exhorta a su hijo a buscar la sabiduría, recoge la noticia de la condena a muerte por los judíos de un “rey sabio”, cuyo mensaje perduró entre sus seguidores. Aunque algunos han identificado a este rey sabio con Jesús no hay ninguna seguridad al respecto.

e) Luciano de Samosata (125-180). En La muerte de Peregrino -escrita hacia el año 165 y donde se nos narra sarcásticamente la vida de un personaje al parecer histórico llamado Peregrino Proteo- Luciano refiere el ingreso de este personaje en la comunidad cristiana durante su estancia en Palestina. El relato se menciona a Jesús como “legislador” y “sofista” y nos transmite algunas de las creencias propias del grupo.

12

(Manuscrito de Qumrán.)

C) Fuentes judías

a) Talmud de Babilonia. El Talmud de Babilonia (hacia 500 d. C.), en su parte llamada “Sanedrín” afirma que Jesús fue ajusticiado por haber sido un “seductor del pueblo”.

b) Manuscritos del Mar Muerto. En 1947 unos pastores de la zona descubrieron en las cuevas de Qumrán (Jericó) varios documentos antiguos. En total se recuperaron unos 800 papiros, que fueron atribuidos a la comunidad esenia, una secta judía de carácter apocalíptico que habría habitado en la zona hacia el cambio de era. Sobre una posible conexión de los llamados Manuscritos del Mar Muerto y Jesús, la mayoría de los estudiosos tiende a descartarla, ya que sostienen que los documentos recuperados son en muchos casos anteriores a su vida (de hacia 100 a. C), mientras que los posteriores (de hacia 68 d. C.) serían, según se dice, producto de una comunidad que no habría conocido siquiera la existencia del personaje.

Pero no existe total unanimidad. Ha habido, por ejemplo, algunos estudiosos como la investigadora australiana Barbara Thiering, que han sostenido, por el contrario, que la escritura cursiva con la están escritos los documentos considerados más antiguos de Qumrán impediría una datación precisa. Ello la llevó a datar muchos textos en la época en la que vivió Jesús y a atribuir correspondencias evangélicas a personajes que aparecen en los documentos de Qumrán con nombres supuestamente en clave. Así, a partir de los rasgos que presenta la figura llamada el “Maestro de Justicia”, identificó a éste con San Juan Bautista y a su oponente, el “Maestro Impío”, con el propio Jesús. Hoy, sin embargo, casi nadie acepta estas ideas de Thiering.

(Placa con la representación del Agnus Dei y de los Cuatro Evangelistas datada hacia el siglo IX y procedente de Alemania o el norte de Italia).

C) Fuentes cristianas

La principal fuente cristiana sobre Jesús es, qué duda cabe, el conjunto de los cuatro Evangelios, escritos originalmente en griego y cuya atribución a Marcos, Mateo, Lucas y Juan, es puramente simbólica, pues se desconoce en realidad su autoría.

a) Evangelios canónicos.  Los evangelios canónicos son aquéllos que la Iglesia ha considerado inspirados por Dios y que, por tanto, serían “genuinos”. Su aceptación como tales parece ir dándose desde mediados del siglo II hasta ser ya plenamente reconocidos como tales a finales del siglo IV. De ellos, el más antiguo sería el Evangelio de Marcos, que estaría compuesto hacia el año 70. Los de Mateo y Lucas se datarían hacia los años 80-90. Estos dos últimos evangelios se caracterizan por utilizar como base el mismo Evangelio de Marcos y también la llamada Fuente Q (del alemán Quelle, “fuente”), un escrito perdido probablemente hacia los años 40 y 50 y que se ha podido reconstruir a partir de aquellos dos Evangelios. Si bien la existencia de esta Fuente Q no está probada, los especialistas suelen aceptar su existencia y suponen que sólo contenía sentencias y dichos de Jesús, sin narraciones de milagros ni el relato de la Pasión y la Resurrección.

El Evangelio de Juan es más tardío, de hacia 100, y representa un estadio muy avanzado de la reflexión teológica sobre lo que significó la vida, la figura y la misión de Jesús. De este evangelio se ha llegado a decir que  los discursos que su desconocido autor pone en boca de Jesús no reproducen las palabras auténticas de éste, sino la teología que el autor quería transmitir, por lo que no se suele tener en cuenta globalmente para la reconstrucción de la vida de Jesús.

A los tres primeros evangelios se los llama “sinópticos”, ya que son tan parecidos en muchas de sus secciones que se pueden leer en una “sinopsis” o visión de conjunto compuesta de tres columnas paralelas.

b) Evangelios apócrifos. Mención aparte merecen los conocidos como evangelios apócrifos, unos sesenta, compuestos desde mediados del siglo II hasta el siglo VII y a los que se considera poco fiables en sus informaciones (salvo el Evangelio de Tomás, que podría contener algunos dichos auténticos de Jesús). Habrían sido escritos para completar las lagunas biográficas que dejan los Evangelios canónicos, y la Iglesia no los considera “inspirados por Dios”, por lo que no serían “genuinos”. Entre ellos hay algunos gnósticos, y otros que son de carácter “ortodoxo”.

……………………………….

(Escena bíblica de la vida de Jesús con sus discípulos.)

Como conclusión, ¿podemos sentenciar que existió realmente Jesús? Ciertamente, los datos no parecen concluyentes, lo que hará que el debate, sin duda, prosiga. Afirmar con certeza total su realidad resulta, pues, imposible; pero negarla absolutamente implica prescindir de la cantidad y variedad de fuentes antiguas que nos hablan de él y del grupo de seguidores que formó.

Yo, personalmente, a tenor de lo presentado y aunque sin estar en absoluto seguro de nada, me inclino a pensar que hay bastantes posibilidades que sí existiese, de que sí existiese en la Palestina del siglo I un profeta, una personalidad “especial” que portase un mensaje nuevo, un mensaje rompedor con algunos de los principios en que se fundamentaba el Judaísmo de la época, y cuyas enseñanzas fueron luego transmitidas, transformadas y deformadas por los diversos grupos llamados “cristianos”.

Pero, en todo caso, ahí quedan sus prédicas, un mensaje original que parece poderse reconstruir, al menos hasta cierto punto, que puede ser tenido en cuenta y que, históricamente, y más allá de todas las deformaciones y atrocidades que se han cometido en su nombre, ha condicionado la vida de millones de personas en todo el mundo.

(Representación de la crucifixión de Jesús.)

………………….

A modo de síntesis, los interesados pueden consultar la revista Muy Historia, número 4, 2006 (“Jesús a la luz de la Historia”, páginas 34-35), en la que se hace un recorrido sumario por las fuentes antiguas que hablan de Jesús. Han sido precisamente los contenidos de esta publicación los que se han empleado, adaptándolos y ampliándolos, como guión y base para la redacción de esta entrada. Sobre la figura de Jesús y su mensaje, se pueden consultar las diferentes obras del especialista en Cristianismo Antiguo Antonio Piñero.

Read Full Post »

Las numerosas expediciones de Michel Peissel lo han convertido quizás en uno de los últimos y verdaderos exploradores de la Tierra.

Michel_Peissel_1999

Después de 10 años de espera y varios viajes al Himalaya, fue autorizado en 1968 a atravesar y explorar el interior de Bhután, último gran reino feudal de nuestro planeta, situado entre Assam y el Tíbet. Peissel fue uno de los primeros europeos que conoció a fondo el reino encumbrado entre montañas, en una de las caras inexploradas del Himalaya.

Tigernest_(Taktsang)-Kloster_in_Bhutan

El reino es llamado “la Tierra del Dragón” y en él imponen su ley los lamas y los nobles desde las 32 gigantescas y maravillosas fortalezas que se alzan en lugares estratégicos de este secreto país.

flagge-bhutan

Me gustaría presentar un pequeño extracto de este libro que, creo, da pie a una buena reflexión. Cito textualmente:

Un tibetano, tras haber vistado Inglaterra, me dijo que lo que le había sorprendido más era que todos nosotros parecíamos saber lo que haríamos al cabo de un año y que hablábamos del futuro como si hubiese sido el pasado. ¡Qué razón tenía! Hemos suprimido de nuestras vidas gran parte del factor imprevisto, y yo creo que ésa es la causa principal del aburrimiento que padecemos los occidentales; creo también que ello debilita nuestra capacidad de enfrentarnos con lo que no habíamos previsto, por lo cual toda crisis de cierta importancia nos halla indefensos. Una de las consecuencias de nuestra excesiva seguridad es la frecuencia con que nos enfadamos, expresando así la inevitable frustación, consecuencia de planificarlo siempre todo de antemano.

En Bhutan, los hombres no suelen sentirse nunca fracasados, porque al contrario de nosotros, rara vez esperan nada determinado del futuro y, por ende, apenas conocen la desilusión o el desencanto. Además, aprecian el momento presente mucho más que los occidentales, aceptando los buenos ratos como vienen y aprovechando al máximo cualquier coyuntura favorable.

BHUTAN 1581

Read Full Post »

Older Posts »