Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Exploraciones varias’ Category

bocaExiste en Cantabria una cueva llena de “misterios ikerianos”.

Escondida en medio de un zarzal, que crece sin control en una zona de repoblación de eucaliptos que casi ha acabado con el primitivo encinar, se oculta la pequeña boca de esta cavidad, situada entre los municipios de Camargo y Piélagos en pleno karst de Peñajorao.

Fue descubierta a inicios de los años 80 del pasado siglo, e intervenida arqueológicamente en 1995 y 2010.

Su origen geológico es un colector de aguas de una dolina que se colmató y que en la actualidad se ha convertido en un exiguo rellano delante de la pequeña boca de la cueva, que apenas alcanza el metro de altura.

La cueva se estructura en varios niveles que van descendiendo desde la boca. El exiguo vestíbulo (donde se recuperaron fragmentos de cerámicas antiguas) se convierte en una sima descendente de unos 3 metros que hay que sortear con ayuda de escalas o cuerdas para llegar al primer nivel de la cueva, que se ha denominado “Sala Sepulcral” por los hallazgos descubiertos. Esta sala, que alcanza los 10 metros de longitud, se extiende lateralmente por la llamada “Galería de los Derrubios”, de suelo descendente y en la que ha caído parte de los materiales depositados en la “Sala Sepulcral”. Dicha galería concluye después de unos 7 metros en un laminador superior (a unos 3,5 m del suelo), por el que se accede a una boca secundaria de la cueva, que es demasiado pequeña para ser usada por el hombre. En la parte final de esta galería se hallaron tres punzones de hueso. que se han relacionado con labores de tejido en época altomedieval, pero que suelen aparecer en contextos funerarios.

simainicial Al inicio de la “Galería de los Derrubios” se halla otra sima, que también hay que bajar con ayuda de escala o cuerda y que da paso al nivel inferior de la cueva.

sima2Este nivel recibe el nombre de “Sala de los Caballos”, porque en él se encontraron un caballo y una cierva depositados y colocados de forma ritual en el suelo hace 10.000 años, es decir, en el periodo aziliense. Para ello, los individuos azilienses debieron romper una estalactita, para poder bajar hasta allí dichos animales.

Se desconoce el porqué de tanto esfuerzo, pues no se han recuperado en la cueva otros restos de esa remota época. El caballo se encuentra en una sala lateral, húmeda y de techo bajo, junto a restos revueltos de un cabrito y zarpazos de oso (también aparecieron una sierra de hierro y cerámica). Pero no parece que ningún oso haya arrastrado allí dichos animales. Además, para mayor misterio, no se han encontrado huesos de oso (¡y no es tan fácil salir de la cueva!). La cierva se halla en medio del pasillo principal de la sala, junto a una trinchera artificial cuyo uso también se desconoce. El suelo de este nivel está intacto; es el por el que transitaron los hombres primitivos.

¿Qué ceremonia realizarían en este nivel inferior los azilienses, y que incluía el traslado y deposición de estos animales? Debía de ser, en todo caso, algo importante, teniendo en cuenta el esfuerzo que realizaron (no es tan fácil bajar por esas simas un caballo y una cierva a la luz de antorchas o lámparas). Primer misterio. caballo cierva El segundo misterio se encuentra en el primer nivel, en la “Sala Sepulcral”. Aquí se recogieron, entre las piedras, huesos pertenecientes a, al menos, 16 individuos. Fueron llevados al Museo, aunque aún hoy en día es posible ver algún resto óseo en la sala. Resultaron pertenecer a personas que vivieron entre el IV y III milenio a. C., durante el Neolítico Final – Calcolítico, según las dataciones por Carbono 14 de alguno de estos huesos. Los cuerpos de los fallecidos fueron colocados en su tiempo directamente sobre el suelo, sin apenas ajuar. Junto a ellos aparecieron cuatro grandes orzas cerámicas fechadas en 3200 a. C. y huesos quemados de animales domesticados, así como materiales de otras épocas (vasijas, cuchillos, elementos de cinturón, etc.). ¿Se trataba, entonces, de un cementerio “normal” de algún poblado calcolítico o más bien hemos de adjudicar este tipo de enterramientos a sucesos de carácter extraordinario, como epidemias o asesinatos? hueso En el nivel inferior de la “Sala de los Caballos”, así como en la “Galería de los Derrubios” del nivel superior, se han catalogado más de cien paneles con representaciones del llamado arte esquemático-abstracto: puntos y líneas, a veces formando agrupaciones (líneas paralelas o divergentes, grupos de puntos…), realizados en carbón negro, que recorren las paredes y vinculados en bastantes ocasiones a formaciones estalagmíticas. Entre esas representaciones destacan, por su rareza, la de un antropomorfo que estira sus miembros y que tiene marcado el pene, y, en segundo lugar, una cara dibujada en una estalagmita. La datación por Carbono 14 de dos de esos puntos de la cueva sitúa su realización en el siglo IX. En el suelo de dicha sala, aparte de gours, se ven restos de hogares que servirían para iluminar el camino y obtener el carbón para hacer esas pinturas abstractas de significación enigmática. antropomorfo cara Asociadas a este horizonte altomedieval podrían estar acaso las vasijas a torneta, los punzones de hueso, una placa liriforme y un briquet metálico del nivel superior, aunque su cronología tardoantigua-altomedieval es algo anterior al siglo IX. Además, este tipo de materiales se suelen asociar con contextos funerarios. Y hasta el momento los muertos de la “Sala Sepulcral” son cuatro milenios anteriores a las pinturas.

El arte esquemático-abstracto es una manifestación altomedieval singular de Cantabria, cuya significación se desconoce. ¿Por qué unos cristianos bajan a una cueva oscura y perdida en el bosque para pintar manchas? ¿Es que eran iletrados? ¿O bien hacían ritos precristianos en contra o a favor de ciertas fuerzas de la naturaleza o para santificar el lugar donde tuvieron que ver a los muertos calcolíticos del nivel superior, o al caballo y al ciervo del nivel inferior? Y el antropomorfo y la cara, ¿qué papel desempeñan dentro de este conjunto de manchas? ¿Son una especie de “vigías” o de” demiurgos”? Tercer misterio que espera ser resuelto. carbon Aparte de su ocupación durante el Postpaleolítico, el Calcolítico y la Alta Edad Media, la cueva también fue usada de manera esporádica como refugio durante el siglo XX (probablemente, en la Guerra Civil y/o la postguerra). Sería utilizada eventualmente para esconderse por alguien que huyese de la guerra, o acaso por algún delincuente, ya que alguien bajó hasta el nivel inferior para no ser visto. De esta época se conservan al final de la cueva algún grafito hecho con carbón vegetal, ya medio borrado, y en el que apenas se distinguen letras (XO), así como alguna lata y suela de zapato. Es decir, casi no hay restos, pero los que hay están al fondo. Por tanto, ¿qué hizo esta persona o personas en la cueva y por qué no tuvieron miedo de los animales azilienses, los muertos calcolíticos o las manchas de la pared medievales?

Aún hoy todos estos enigmas nos fascinan, y habrá que esperar a futuras investigaciones para su resolución. Confiemos en que la respuesta nos llegue antes del Cuarto Milenio. gours

Anuncios

Read Full Post »

Lo prometido es deuda. Así que vuelvo con otra entrada de arqueología -esta más reivindicativa que la anterior- para mostrar y denunciar el abandono del patrimonio arqueológico que no tenga pintura paleolítica en Cantabria.

Cuatro ejemplos servirán de muestra. Por un lado, dos cuevas sitas en el municipio de Ajo, ambas con conchero prehistórico; y por otro lado, dos restos arqueológicos de cronología aún por precisar, pero bastantes más recientes en el tiempo.

Respecto de las cuevas, una de ellas es el Hoyo del Cháparo, cuya boca estaba en una de las paredes de una abrupta dolina, pero que ha sido sepultada por una gran cantidad de escombro. Muebles, rodapiés, sanitarios, ramas y un largo etcétera de basura han taponado su entrada, de manera que los restos de Patella, huesos y cerámica mesolíticos-calcolíticos que contenía han quedado fuera del alcance de los investigadores.

DSC06895

DSC06893

No muy lejos de aquí, cerca de la playa, se halla la cueva de Santiago de Ajo, que presenta una gran acumulación de conchas marinas con una amplia cronología (6000 – 3000 a. C.) tanto en su entrada como en el interior. Pese a que hay que arrastrarse para entrar en ella, y aunque está escondida entre la vegetación y fuera del alcance de la vista de los curiosos, es usada actualmente para fines más lúdicos, como hacen presuponer las pintadas y el colchón del interior.

DSC06875concheroentrada DSC06877OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Cambiando de tercio, les muestro ahora dos yacimientos del cercano municipio de Escalante. Esta vez de cronología más reciente, pero igualmente abandonados. El primero de ellos son los restos de los muros exteriores de lo que pudo ser el antiguo monasterio de San Miguel. Hoy permanecen abandonados a la merced de la vegetación, que va trepando y acabando con los muros que aún subsisten.

DSC06905

DSC06909-piso2

No muy lejos, al borde del camino antiguo del pueblo, ya solo usado para acceder a ciertas fincas ganaderas, se encuentran los restos de una fuente llamada Rodiles. La fuente está totalmente abandonada y medio destruida. Llama la atención la construcción vertical, a la manera de hito, que ha llevado a pensar a algún investigador local en un antiguo miliario que marcase dicho camino. La fuente es antigua, pero no creo que tenga más de dos siglos. No obstante, el espacio que separa esta fuente del monasterio antes citado se denomina El Castro, y hacia el otro lado el camino se dirigía al puente antiguo, denominado por los lugareños El Puente Romano. Pero dicho sobrenombre no salvó al puente de ser derribado en los años 70 del siglo pasado. Así que del puente antiguo no queda ningún resto, y la fuente y el monasterio pueden estar amenazados por la misma suerte. Esperemos que no.

DSC06901

 

Read Full Post »

DSC06849-masio

Hace tiempo que no había una entrada sobre Arqueología en el blog, así que les presento rápidamente unas fotos de varias cuevas poco conocidas del Alto Asón que muestran un uso durante el Mesolítico y/o Calcolítico. No las citaré por su nombre, ya que son de fácil acceso para posibles furtivos, si bien es cierto que no contienen tesoros vendibles.

A una cota superior a los 200 metros de altitud encontramos la primera de ellas. Mide unos 8 metros de profundidad y domina una pequeña vaguada. Presenta un conchero de casi un metro de altura de Cepaea, mejillón y ostras, así como lascas, cantos y huesos concrecionados en dicho conchero, al que se le atribuye una cronología mesolítica.DSC06790-elcubilloDSC06826

DSC06792 DSC06818

No muy lejos se encuentran dos cuevas de la misma cronología. La más grande ha sido acondicionada para uso ganadero (cerdos y vacas), tanto por lo que respecta a la puerta (que ha sido “rectangulizada”) como al suelo (hormigonado en algunos tramos). También se ve en ella un gran conchero de Cepaea con alguna ostra. A 20 metros hay otra en forma de túnel más pequeña.DSC06838-siñuelo1DSC06847  DSC06843DSC06841

Subiendo a una altitud de 500 metros se halla una cueva en medio de un denso bosque que ha sido utilizada al menos en dos épocas históricas diferentes. Presenta a la entrada un conchero de caracoles de tierra, con cerámicas y lascas calcolíticas, y así mismo evidencias de haber sido sepulcral. Y, en segundo lugar, en la gran cavidad interior, donde no llega la luz solar, se distinguen numerosas manchas negras, tanto en el suelo como en la pared, a las cuales se les ha asignado una cronología medieval.

DSC06865 DSC06855-conchero DSC06863  DSC06867 DSC06869 P. D.: Prometo volver más a menudo con alguna otra entrada arqueológica.

Read Full Post »

Antonio Martín, montañero y amigo, de quien hablamos en la entrada anterior, ha tenido la cortesía de ofrecernos, casi en exclusiva, otra  pequeña gran muestra de su enorme álbum fotográfico, del cual ya  adelantamos algo.

Es una nueva oportunidad de que degusten imponentes cumbres; escarpados sedos, traviesas y canales, prácticamente sólo frecuentados por cabras y rebecos; espectaculares (y fríos) amaneceres y puestas de sol; aislados refugios de montaña; y empinamientos varios de botella de vino (en lo que también se conoce como “ritos dionisíacos de montaña”). En definitiva, lo que nos ofrecen de nuevo estas fotos son los Picos de Europa en todo su esplendor.

Amigos, disfruten las fotos que les traemos, amplíenlas, saboréenlas, deléitense.

A su autor, sólo puedo agradecerle una vez más su amabilidad al compartir sus aventuras conmigo.

Damen und Herren, Antonio Martín y sus rutas de montaña…

19. Las imponentes Canales de Ría y del Agua desde La jascal

0. El Pico Cabrones desde la cumbre del Torrecerredo. Macizo Central

2. Torres de los Cabrones. Macizo Occidental

6. Ruta desde Vegarredonda hacia las Torres de los Cabrones. Macizo Occidental

5. La Canal de Montestigu. Vertiente lebaniega del Macizo Oriental

7. La Canal de Lechugales. Vertiente lebaniega del Macizo Oriental20. El sedo del Cantu Cerradiellu. Peña Maín. Macizo Central

Canal de Saigu. Margen izquierda del cares. Macizo Occidental

la Traviesa del Pamparroso, entre la Canal de Moeño y Collado Jermoso. Macizo Occidental

8. El Sedo del Tombu Robru, en el entorno de Tresviso

9. El sedo del Tombu Robru, en el entorno de Tresviso ii

1. Cresta del Pico Cabrones. Macizo Central18. Parte final de la Torre de Carnizoso. Macizo Central.

12. Amanecer sobre Peña Santa. Macizo Occidental

10. Atardecer en Vega Huerta. Macizo Occidental ii

11. Atardecer en Vega Huerta. Macizo Occidental

15. Puesta de Sol desde la Collada del Agua (Macizo Central), con la Peña Santa al fondo

13. Amanecer en Jou de los Cabrones. Macizo Central17. Amanecer sobre el Jultayu y el Cuvicente. Macizo Occidental

14. Amanecer en Pico Cabrones. Macizo Central

4. Cumbre del Mermejo la Tabla. Macizo Oriental

3. Cumbre de la Torre de la Horcada. Macizo Occidental

16. En la cresta de El Jisu., después de ascender Montestigu y el Sendero Gato. Vertiente lebaniega del Macizo Oriental

Read Full Post »

Hace poco tiempo que estuve en el pueblo de un amigo por unos días. El pueblo en cuestión se llama Vallejo de Orbó, en el norte de Palencia, muy cerca de Barruelo de Santullán, en lo que otrora fue una comarca minera.

El caso es que salimos de mañana a dar un paseo por el monte Cocoto, al norte de Vallejo, con el objeto de llegar a la Fuente de la Escalerilla, una fuente cubierta bastante antigua (no sabría datarla) con una cabaña adjunta de construcción reciente. Para ello subimos por la carretera que lleva hasta una boca de la mina y continuamos subiendo hasta casi coronar el monte .
IMG_20131031_105343[1]
Una vez arriba buscamos la ubicación de la fuente por un rato, ya que esta se encuentra en una zona boscosa y tardamos algo en hallarla. Allí descansamos un rato y tomamos un pequeño tentempié a base de pan, chorizo y queso, aparte del agua del propio manantial. Además el clima nos acompañaba con un día soleado con lo que la estampa era de lo más bucólica. Es una pena que no hiciera más fotografías pues no pensé en ese momento publicar una entrada sobre aquel paseo.

Sin embargo, a la vuelta encontré algo que sí me llamó la atención, y es que sobre una piedra colocada verticalmente había una marca que reconocí haber visto en algún sitio; más concretamente se me vino a la cabeza la entrada de este blog sobre los menhires de Valdeolea, ya que esta zona está muy próxima a donde estábamos.

IMG_20131031_131655[1]

Como más tarde comprobé, concretamente coincide con la marca hecha en el menhir  El Cañón. He continuado investigando por internet y encontré algo de información al respecto e incluso una foto de una piedra con dicha marca, que según parece, servían para delimitar zonas de pasto.

Menhir de Piedrahita.

marcas_medievales

Otra cosa que descubrí en mi investigación, aunque  no se si tendrá alguna relación, es la celebración de una fiesta conocida como La Mojonera, que se viene llevando a cabo cada 9 años desde que en 1575 tuviese lugar un pleito por las lindes de los pastos de las cabañas de Redondo y Brañosera, ayuntamiento este último al que pertenece Vallejo y que es el más antiguo de España.

IMG_20131031_131723[1]

Como yo no soy historiador y en este blog hay gente que me supera en mucho en estos temas, les animo a que me corrijan en el caso de haber metido alguna “gamba” o, si saben algo más sobre estos asuntos, amplíen con sus comentarios la información.

Un saludo.

P. D.: Encontré esta foto de uno de los 13 mojones que se recorren durante La Mojonera y como se ve tiene la misma marca y una R que supongo que haga referencia a Redondo.

Mojón Redondo

Read Full Post »

Contar con colaboradores de elevado prestigio es todo un privilegio para un modesto blog como éste.

En esta ocasión, los reconocidos biólogos Gonzalo Valeolivas y Fernando Moreno -a los que les agradecemos enormemente esta colaboración- nos muestran el comportamiento de un extraño hongo (extraño, en todo caso, para mí, que no soy biólogo) que observaron en una salida científica a la zona de los Collados del Asón.

Lo del hongo en cuestión es ciertamente curioso: en un primer momento se nos presenta un poco como en plan esponjoso y, pasadas unas horas, se nos pone así como jugosote, como si fuera una especie de merengue flambeado.  Es como si se nos hubiese humedecido, tal y como sucede con ciertas partes del cuerpo humano ante determinadas circunstancias. Y, al tiempo, la planta que está a su lado se “repliega” sobre sí misma.

En fin, la concusión que yo saco a la pregunta que a modo de acertijo nos presentan estos estudiosos es que el hongo le ha chupado a la planta toda la esencia, todo lo rico.

Aunque no he podido incluir su texto ni sus fotos en mayor tamaño para esta entrada, no se preocupen nuestros queridos lectores: sólo deben hacer un click sobre el recuadro de abajo para verlo en todo su esplendor. Fíjense, pues, en lo que les digo.

¡Qué jodío el hongo!

Hongo

¿MORALEJA para la vida?: Siempre que puedas, aléjate de los chupópteros.

Read Full Post »

 

castro
Hace ya tiempo que, aprovechando uno de esos días veraniegos con sol, fuimos a visitar la Sierra del Dobra. Nuestro propósito inicial era ambicioso: ver todas las estructuras romanas y del Hierro de la sierra. Pero, finalmente, solo vimos el castro de Las Lleras. Las dificultades de acceso para ir a la Peña Mantilla, el Pico Toro o la ya más lejana estructura de Jerramaya hicieron que desistiéramos de intentarlo. Solo en el Pico Toro (o del Oro) se han recuperado restos romanos; en los demás se observan muros, no siempre de fácil interpretación.
cantera
El acceso a Las Lleras no es complicado. Se llega en coche por San Felices de Buelna casi hasta 100 metros de él. Justo donde está la puerta que impide el paso a la cantera de Solvay, a unos 100 metros a la derecha de ella, está el castro.
muralla
Del castro destaca el derrumbe de su muralla en forma de arco, que alcanza casi los 200 metros de longitud y los 4 metros de anchura. La muralla defiende la cara norte del monte, ya que la cara sur es un precipicio escarpado que no necesita obras de defensa.
El castro se ubica a más de 400 metros de altitud, en un terreno de matorral de espino y de lapiaces calizos, a veces aprovechados en la muralla, por donde pastan libremente ovejas.
Detrás de la muralla se aprecia una plataforma, a modo de pasillo ancho, que algún autor ha sugerido que sirviese para la ubicación de casas (rectangulares) donde vivirían los agrestes cántabros del Hierro. Sin embargo, no hay restos de tales construcciones; a lo sumo lapiaces que sugieren líneas.
molino
Entre las rocas calizas de este monumental derrumbe se observan molinos y morteros para moler el grano. También nos consta que se recuperó un fragmento de cerámica.
Por otro lado, en la cima del castro se ha identificado una estructura rectangular, pero fuimos incapaces de observarla, acaso debido a la vegetación.
tumulo
En la vaguada entre la pista que conduce a la cantera y el monte, en un espacio llano, se aprecia un amontonamiento de piedras y tierra, a la manera de túmulo, que algún autor ha sugerido que fuese el lugar de enterramiento de los castreños. En él vimos algunos fragmentos de escoria de hierro, que también se ven en la muralla.
escoria

Read Full Post »

Older Posts »