Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Naturaleza y medio ambiente’ Category

Tenía guardado desde hace tiempo el testimonio que les presento hoy, queridos lectores. Procede de las “confidencias” que hizo en su día a un grupo “selecto” de oyentes un profesor de Educación Física de un instituto de Secundaria de Cantabria, cuyo nombre, así como otros datos, la prudencia me lleva a omitir. Tan sólo añadiré que ocurrió hace ya unos cuantos años, pero no tantos como para que haya perdido actualidad, pues la zona de Santander que se referencia sigue siendo, por lo que sé, “foco” de surgencias de pestilente origen y lugar habitual de la práctica del surf y el bodyboarding. El testimonio es, una vez más, fiel a la realidad de lo sucedido.

Ahí va…

Tenemos una actividad de “iniciación al surf”, y vamos con los chavales al Chiqui. Vamos al Chiqui y nos metemos en el agua, y ahí olía mal. Allí, en el agua, queríamos dar la teoría, pero empezaron a salir residuos de todo tipo.

Éste es un ejemplo de que uno puede tener en principio todo en cuenta, pero luego hay variables que se escapan.

Nos vamos más allá, pero como ese día había algo de oleaje, sigue viniendo “todo”, y es todavía peor.

Vamos al instituto y presentamos una denuncia.

Al día siguiente, de 18 alumnos que fueron, 7 de ellos están con gastroenteritis.

El ayuntamiento nos manda  luego la analítica, ¡pero de 15 días antes del baño!, y, claro, estaba perfecto. Y cuando nos bañamos fueron los días en que se rompió la tubería.

Surf fecal en El Chiqui de Santander

Y ahora unas observaciones sobre este breve testimonio (éstas son ya de mi propia cosecha):

  • Nadie está exento de darse alguna vez un buen baño de fecales, ahí, donde está todo lo rico.
  • Tanto “saneamiento” y tanta historia, y estoy seguro de que en Cantabria la mayor parte de la “sustancia” termina, de una u otra manera, en el mar.
  • Propongo, no sólo ya por los escapes sino también por los frecuentes olores, declarar la zona del Chiqui “Zona de Riesgo Biológico de Nivel 1”.
  • El ayuntamiento de Santander, en un proceder que debe de ser bastante más habitual de lo que nos pensamos, falseó/falsea los resultados de una importante negligencia, en la que, ¡oye!, ¡al final resulta que ahí no ha pasado nada!

Según lo dicho en este último punto, para el ayuntamiento, sería todo entonces una invención o una imaginación de unos chavales que, al día siguiente, se estaban todos yendo por las patas bien idos. Eso sí, sucedió con estos pobres chicos que “lo que salió del mar volvió finalmente al mar”.

Señalización de la prohibición del baño

[Espacio patrocinado por Cascarria Infinita y CACICÁN -Agrupación de Caciques de Cantabria-.]

Anuncios

Read Full Post »

Mis queridos amigos, hoy vuelve como “artista invitado” uno de los máximos conocedores del mundo de la Botánica que tenemos en Cantabria (y me atrevería a decir que en España). Me refiero a Gonzalo Valdeolivas, que en todo momento ha estado presto a nuestra invitación de regalarnos alguna colaboración y que siempre nos adelanta algunos de sus descubrimientos en primicia.

El profesor Valdeolivas, que lleva años explorando incansablemente la región en busca de ejemplares de nuevas especies, en esta ocasión nos ofrece una curiosidad botánica que ha descubierto en el Parque de Mataleñas, un parque santanderino que podría ser una auténtica joya y del que pienso que hoy en día está tristemente olvidado y dejado a su suerte por parte de nuestras maravillosas autoridades municipales. Sin duda, sí, este abandono, más allá de lo que ya hayamos podido decir hasta el momento, merece su correpondiente entrada actualizada en el blog.

Dicho esto, el descubrimiento de nuestro querido Gonzalo Valdeolivas nos recuerda que hay plantas que florecen en invierno, que la vida vence siempre a la muerte… Deberíamos recordar también que ya estamos en primavera, y que este ciclo se repite una y otra vez, infinitamente.

En fin, señoras y caballeros, les dejo con el Sr. Valdeoliovas. Que lo disfruten.

Romuleas 1

Hacia mediados de febrero, las praderas del Parque de Mataleñas, salteadas de árboles, ofrecen un color azulado unos pocos centímetros por encima del suelo, debido a la floración de las bulbosas romuleas (Romulea bulbocodium), pertenecientes a la familia de los lirios y azafranes (Iridáceas).

Tienen flores con corolas de unos 15 cm de longitud que se abren como estrellas de 6 tépalos, rodeando a 3 estambres y a estilos de ramas blancas. En la base de las flores hay unas brácteas más anchas y cortas que las estrechas y arqueadas hojas, que apenas levantan del suelo. Se pueden contar unas 24 flores en superficies de 120 cm2.

Comparten hábitat con las margaritas costeras (Bellis sylvestris), plantas algo mayores que sus parientes las margaritas comunes, como se ve en la foto.

Romuleas 2

Read Full Post »

Célebre es ya en nuestro país el despilfarro del aeropuerto de Castellón, conocido como el “Aeropuerto Sin Aviones”, por las cantidades ingentes de dinero que allí se gastaron, para una obra totalmente prescindible.

En Cantabria tenemos un caso, a mucha menor escala, pero que se asemeja mucho, aunque, como verán, la historia en este caso es aún más absurda e increíble. Hace tiempo que tenía ganas de traer la historia al blog y no había tenido ocasión; una reciente noticia sobre el tema me lo ha vuelto a traer a la memoria.

Se trata del conocido como aeródromo de Valderredible, un proyecto diseñado en 2006 por el Gobierno del señor Miguel Ángel Revilla (ahora gran adalid de los derechos sociales, pero gran derrochador en sus tiempos de gobernante). El caso es bastante desconocido, incluso dentro de la propia Cantabria, donde se le dio bastante poca repercusión en la prensa (cosas del caciquismo regional).

Municipio de Valderredible (en rojo) sobre el mapa de Cantabria.

Municipio de Valderredible (en rojo) sobre el mapa de Cantabria.

La idea que se proyectó no era, en principio, mala. Se trataba de construir un pequeño aeródromo en esta zona del sur de Cantabria, donde se pudiese establecer una base para la lucha contra los incendios forestales, algo bastante lógico teniendo en cuenta la gran cantidad de bosques de toda esta zona y su lejanía con otros aeropuertos como el de Santander, desde donde tenían que salir los aviones contra incendios. Hasta aquí, todo correcto.

El problema vino cuando la Junta de Castilla y León decidió construir en esa misma época un parque eólico en las proximidades del aeródromo, dentro de los terrenos del municipio burgalés de Sargentes de Lora, cuyos límites se encuentran muy próximos a donde se había proyectado el aeródromo.

Pista del aeródromo (izquierda de la imagen) y uno de los aerogeneradores (derecha).

Pista del aeródromo (izquierda de la imagen) y uno de los aerogeneradores (derecha).

Una vez construidos ambos proyectos, el Gobierno de Cantabria pidió las correspondientes licencias a Aviación Civil para poder iniciar las operaciones en el aeródromo. La sorpresa vino cuando los permisos para volar se denegaron debido a que los aerogeneradores se encontraban dentro de la zona de seguridad del aeródromo y, por tanto, no se podían realizar en él ni aterrizajes ni despegues con seguridad. Creo que las imágenes son bastante ilustrativas del problema…

Pista de aterrizaje del aeródromo de Valderredible con los aerogeneradores al fondo.

Pista de aterrizaje del aeródromo de Valderredible con los aerogeneradores al fondo.

Además de lo surrealista de la situación, creo que de ella se desprenden dos ideas. La primera es plantearse cómo se pudieron hacer las cosas tan mal desde el Gobierno de Cantabria para no prevenir el problema. Las “malas lenguas” hablan de que las obras se hicieron de forma bastante chapucera, sin las necesarias licencias y, claro, de aquellos polvos, estos lodos. En segundo lugar, creo que esta situación refleja uno de los problemas más grandes que desde mi punto de vista tiene España a nivel político y es el aislamiento y la falta de comunicación que existe entre las distintas administraciones, ya sean autonómicas, municipales o estatales. No me gusta mucho ese símil que a veces se utiliza de que España está formada por diecisiete reinos de taifas, pero, ¡joder!, es que viendo ejemplos como este parece que no hay cosa más cierta.

Instalaciones del aeródromo junto a los aerogeneradores.

Instalaciones del aeródromo junto a los aerogeneradores.

Pero esperen porque esto no es lo peor. Unos años después de la construcción del aeródromo y el parque eólico, se puso de manifiesto que, al parecer, una parte de los aerogeneradores se encontraban dentro de los límites de Cantabria y no en Castilla y León. Todo parece que fue debido a que los molinos se situaron en función de la delimitación que hacían unos mojones. Esta división fue denunciada más tarde por el Ayuntamiento de Valderredible y se demostró que los citados mojones no marcaban el límite real entre Cantabria y la provincia de Burgos. De traca, vamos. Parece, además, que no es la única situación similar, pues, según una reciente sentencia judicial, se estimó que en otro parque eólico situado en Burgos, en este caso en la zona del Puerto de la Sía, las aspas de los molinos entraban también dentro de los límites de Cantabria, en concreto, en el municipio de Soba, por lo cual dicho ayuntamiento, raudo y veloz, ya ha solicitado una indemnización a la empresa que gestiona el parque. Sí, como lo oyen.

Aeródromo de Valderredible.

Aeródromo de Valderredible.

Y así es como el Gobierno de Cantabria se gastó 1,5 millones de euros de todos nosotros para hacer una infraestructura inservible. Como apaño chapucero, el Gobierno solicitó permiso para reconvertir el aeródromo en un helipuerto. Que yo sepa los helicópteros pueden aterrizar en cualquier lugar llano, y desde luego una obra así no es necesaria para eso, pero, ya ven, había que maquillar el desastre.

Hasta la fecha ni el señor Miguel Ángel Revilla ni el por aquel entonces Consejero de Desarrollo Rural, el señor Jesús Oria, han pedido perdón por semejante chapuza, pues, según dijeron en varias ocasiones, no se sentían responsables del malogrado aeródromo. ¿A que nunca le han oído al señor Revilla hablar de este tema en sus innumerables apariciones en televisión? Claro que no, porque lo que no le gusta lo olvida; ya saben, la famosa amnesia selectiva que tan frecuentemente sufren nuestros políticos.

Un saludo.

Read Full Post »

Hace un tiempo publiqué una entrada en el blog sobre el Pantano del Ebro y la repercusión que tuvo su construcción para la comarca de Campoo.

(Enlace a la entrada: https://mirincondelabahia.wordpress.com/2011/12/03/un-poquito-de-historia-el-embalse-del-ebro/).

Por casualidad encontré recientemente en una web de meteorología de la comarca (http://www.meteocampoo.es/) unas fotografías aéreas realizadas por el Ejército del Aire, sobre la zona del Pantano, durante los años finales de construcción del mismo, aunque antes de que se cerrara la presa (en torno a 1946). En las fotografías se ven los pueblos que fueron inundados y algunos que quedaron sumergidos solo parcialmente; además se intuye cuál era el paisaje de lo que hoy está bajo las aguas. Ahí las tienen, disfrútenlas.

1. Los pueblos inundados

Imagen de los pueblos de Quintanilla, Medianedo y La Magdalena (todos ellos inundados). También se ve Arroyo, donde hoy se ubica la presa.

Obras de la presa en Arroyo.

Obras de la presa en Arroyo y meandros del río Ebro que, como se ve en la imagen, recibía en este punto las aguas de su afluente el río Virga (que hoy desemboca directamente en la parte occidental del pantano).

Imagen de Reinosa y las vegas de los ríos Ebro, Híjar e Izarilla (parte derecha de la foto), que hoy en día están parcialmente inundadas.

Imagen de Reinosa y las vegas de los ríos Ebro, Híjar e Izarilla.

Evidentemente esta imagen no es de los años 40, sino que es una imagen aérea de Reinosa en la actualidad. La pongo porque me parece interesante para comparar con la anterior, pues se aprecia perfectamente el crecimiento urbanístico de la ciudad (sobre todo hacia el oeste) y el desarrollo industrial en la vega del río Izarilla (al este de la ciudad).

Evidentemente esta imagen no es de los años 40, sino que es una imagen aérea de Reinosa en la actualidad. La pongo porque me parece interesante para comparar con la anterior, pues se aprecia perfectamente el crecimiento urbanístico de la ciudad (sobre todo hacia el oeste) y el desarrollo industrial en la vega del río Izarilla (al este de la ciudad).

Imagen de la Población de Yuso, pueblo en el que solo algunas casas fueron inundadas.

Imagen de la Población de Yuso, pueblo en el que solo algunas casas fueron inundadas.

Localidad de La Riva, bosque de la Pozona y puente Noguerol (diseñado y construido para unir la orilla norte y la sur del embalse, pero que se derrumbó poco después de que fuera inundado y nunca se volvió a rehacer).

Localidad de La Riva, bosque de la Pozona y puente Noguerol (diseñado y construido para unir la orilla norte y la sur del embalse, pero que se derrumbó poco después de que fuera inundado el embalse y nunca se volvió a rehacer).

Localidad de Corconte. A la derecha de la imagen se aprecia la carretera de ascenso al Puerto del Escudo (que une el valle cántabro de Luena con las Merindades burgalesas).

Localidad de Corconte. Toda la vega al sur de este pueblo está hoy en día inundada. A la derecha de la imagen se aprecia la carretera de ascenso al Puerto del Escudo (que une el valle cántabro de Luena con las Merindades burgalesas).

Como ya he comentado las imágenes han sido tomadas de la web MeteoCampoo (http://www.meteocampoo.es/).

Un saludo.

Read Full Post »

Antonio Martín, montañero y amigo, de quien hablamos en la entrada anterior, ha tenido la cortesía de ofrecernos, casi en exclusiva, otra  pequeña gran muestra de su enorme álbum fotográfico, del cual ya  adelantamos algo.

Es una nueva oportunidad de que degusten imponentes cumbres; escarpados sedos, traviesas y canales, prácticamente sólo frecuentados por cabras y rebecos; espectaculares (y fríos) amaneceres y puestas de sol; aislados refugios de montaña; y empinamientos varios de botella de vino (en lo que también se conoce como “ritos dionisíacos de montaña”). En definitiva, lo que nos ofrecen de nuevo estas fotos son los Picos de Europa en todo su esplendor.

Amigos, disfruten las fotos que les traemos, amplíenlas, saboréenlas, deléitense.

A su autor, sólo puedo agradecerle una vez más su amabilidad al compartir sus aventuras conmigo.

Damen und Herren, Antonio Martín y sus rutas de montaña…

19. Las imponentes Canales de Ría y del Agua desde La jascal

0. El Pico Cabrones desde la cumbre del Torrecerredo. Macizo Central

2. Torres de los Cabrones. Macizo Occidental

6. Ruta desde Vegarredonda hacia las Torres de los Cabrones. Macizo Occidental

5. La Canal de Montestigu. Vertiente lebaniega del Macizo Oriental

7. La Canal de Lechugales. Vertiente lebaniega del Macizo Oriental20. El sedo del Cantu Cerradiellu. Peña Maín. Macizo Central

Canal de Saigu. Margen izquierda del cares. Macizo Occidental

la Traviesa del Pamparroso, entre la Canal de Moeño y Collado Jermoso. Macizo Occidental

8. El Sedo del Tombu Robru, en el entorno de Tresviso

9. El sedo del Tombu Robru, en el entorno de Tresviso ii

1. Cresta del Pico Cabrones. Macizo Central18. Parte final de la Torre de Carnizoso. Macizo Central.

12. Amanecer sobre Peña Santa. Macizo Occidental

10. Atardecer en Vega Huerta. Macizo Occidental ii

11. Atardecer en Vega Huerta. Macizo Occidental

15. Puesta de Sol desde la Collada del Agua (Macizo Central), con la Peña Santa al fondo

13. Amanecer en Jou de los Cabrones. Macizo Central17. Amanecer sobre el Jultayu y el Cuvicente. Macizo Occidental

14. Amanecer en Pico Cabrones. Macizo Central

4. Cumbre del Mermejo la Tabla. Macizo Oriental

3. Cumbre de la Torre de la Horcada. Macizo Occidental

16. En la cresta de El Jisu., después de ascender Montestigu y el Sendero Gato. Vertiente lebaniega del Macizo Oriental

Read Full Post »

Yo ya no sé si crear una sección monográfica en el blog para dedicarla específicamente a estos temas o, simplemente, dejar de abordarlos, porque son tan constantes en el tiempo que casi se pueden dar por descontado, lo que hace innecesario dar noticia de ellos cada vez que se producen. ¡Son tantas las noticias que hemos dado ya sobre este tema…!

Pero ¿qué ha pasado en esta ocasión? Pues que, si hace algún tiempo les tocó a los bañistas y visitantes de la Segunda Playa del Sardinero, esta vez (y no creo que sea la única que acontece en este enclave) han sido los usuarios de la playa de la Virgen del Mar de Santander los que literalmente se han bañado en mierda y han podido disfrutar de pestilentes olores a cloaca en pleno verano.

La Virgen del Mar, tras el vertido de aguas fecales

Tal y como señala El Diario Montañés, el “evento” aconteció el pasado lunes, cuando el robo del equipo hidráulico que controla las compuertas de la depuradora de San Román provocó que las aguas fecales de Santander y alrededores salieran directamente a la playa por una tubería. El Diario Montañés lo explica así: “La sustracción de este equipo, que se encontraba instalado en una caseta en la zona norte del cementerio de Ciriego, provocó que en la madrugada del domingo al lunes se cerrara el sistema de tres compuertas que existe en este punto, impidiendo el paso del agua hacia el emisario submarino y que encontró entonces salida a través de un aliviadero, cayendo por el acantilado, en la zona de la Virgen del Mar.”

El gran vertido, que duró entre 5 y 10 horas, podría ser un mero accidente. Sin embargo, tenemos referencia en este blog de que este tipo de emisiones es una constante en la región, y aquí recordaré hoy sólo la comprobada salida de fecales en la zona del cementerio de Elechas o el vertido de fecales por Escalante que terminan llegando al área de las marismas de Santoña.

La Virgen del Mar, tras el vertido de aguas fecales

Pero en el caso de la Virgen del Mar que nos ocupa hemos de referir igualmente, más allá de la fecalidad del lunes pasado, el que se tenga también conocimiento de otras reiteradas emisiones de aguas fecales que se producen en la zona, como son, por ejemplo, las que efectúan los chiringuitos que se sitúan en sus alrededores.

Y una vez más, ¿cuáles han sido las reacciones tras lo ocurrido en la Virgen del Mar? Pues mientras el consejero de Medio Ambiente ha tirado balones fuera, señalando que este tipo de vertidos no es de su competencia, la concejala de Medio Ambiente, María Tejerina, ha procedido a confirmar la calidad de las aguas de esta playa santanderina [yo me escacho de la risa]. Por su parte, habituales de dicha playa informaron al periódico citado anteriormente que «El olor que trajo el vertido a la zona de baño era de putrefacción, el color del agua era marrón chocolate y algunos bañistas se quejaron de picores en la piel», algo que contradice, al menos en parte, las declaraciones del coordinador del servicio en las playas de Cruz Roja en Santander, Pedro Díez, quien señaló que el vertido «no causó en los bañistas eczemas en la piel, reacciones alérgicas, rojeces en los ojos o cualquier otro síntoma que hubiera indicado que había un riesgo». Este responsable aseguraba asimismo que «el baño durante la jornada del lunes fue incómodo pero no nocivo» [se ve claramente cómo en esos momentos no era él quien se estaba bañando en la playa].

La Virgen del Mar, tras el vertido de aguas fecales

Parece, en cualquier caso, que, de no haber salido tan directamente a la playa, el destino de esas aguas residuales habría sido el de ser canalizadas mar adentro por el emisario submarino que existe en la zona, con lo que la mierda terminaría de todos modos, y gracias a las mareas, llegando también -quizá más disuelta, eso sí- a la misma costa. Porque, amigos, el mar con frecuencia nos devuelve todo lo que le entregamos.

Finalmente, entre los comentarios, algunos muy incisivos, dejados a propósito de la noticia en la edición digital de El Diario Montañés uno de los usuarios, que se hace llamar Liendo, ha dejado el siguiente texto: “Lo dijo Diego el otro día: `Cantabria está a la cabeza en el tratamiento y depuración de las aguas residuales´. Ver para creer”. Y aunque yo mismo no he podio constatar la veracidad de dicha declaración atribuida al presidente de Cantabria, lo cierto es que no me extrañaría nada que saliera de su boca, y, de hecho, recoge muy bien el talante de los políticos de que gozamos y que, aunque lo dejan todo hecho una castaña, siempre están ensalzando sus supuestos logros.

La Virgen del Mar, tras el vertido de aguas fecales

Quisiera terminar con otro caso a modo de ejemplo. Nos consta desde hace tiempo en este blog la filtración de aguas fecales a la cueva de Cudón (importante por su yacimiento paleolítico y por poseer pinturas prehistóricas). Como sucede en estos casos, la cueva está lógicamente cerrada al público para que “no se deterioren” su microclima y las “características esenciales” de la cueva -no vaya a ser que la presencia de algún visitante modifique el ambiente cuando respire-. Pero desde hace años las fecales siguen entrando en la cueva desde las urbanizaciones construidas encima de la misma sin que las autoridades responsables hayan, una vez más, hecho hasta la fecha nada de nada para evitar este desastre.

Otra vez es todo de puro chiste. Gran región esta, la del Mundial de Vela.

——————–

Más información en http://www.eldiariomontanes.es/cantabria/201408/28/depuradora-estuvo-entre-cinco-20140827235955-v.html. Fotos en http://www.eldiariomontanes.es/fotos/santander/201408/27/virgen-tras-vertido-aguas-309403048283-mm.html.

———————

[Espacio patricinado por Cascarria Infinita y CACICÁN (“Agrupación de Caciques de Cantabria”).]

Read Full Post »

Corría el otoño del 87 cuando dos intrépidos aventureros y amigos afincados en Santander, Jose Carlos Losada Tomas y Saturnino Fresno Gómez, tuvieron la ocurrencia de echarse al monte para cubrir, a lomos de dos rudimentarias bicicletas de paseo modelo Orbea Gacela, el trayecto entre Aguilar de Campoo y Santander. Transcribo la historia contada por uno de ellos, “Satur”, en primera persona:

Nos trasladamos en tren hasta Aguilar de Campoo donde comenzamos a pedalear rodeando su embalse por la orilla izquierda hasta alcanzar Salinas de Pisuerga y posteriormente Cervera. Te decía que habíamos accedido al Carrión por Resoba, pero no fue así. Proseguimos hasta San Salvador de Cantamuda, por la carretera de Piedrasluengas a Potes, y de aquí a la abadía de Lebanza y su collada para descender al río y alcanzar la cabaña de Santa Marina a última hora de la tarde.

Aguilar de Campoo

Aguilar de Campoo

Abadía Lebanza

Alto Carrión

Alto Carrión

Alto Carrión

Alto Carrión

Santa Marina

Santa Marina

Hicimos noche en la misma, y con la primera luz fuimos a ver un sedal con una mosca artificial de pesca que habíamos dejado colgando sobre un remanso del río. Cuál fue nuestra sorpresa cuando vimos que colgaba una trucha de ración del mismo, la cual complementó nuestro desayuno, malamente asada en la chimenea de la cabaña.

Hecho el equipaje iniciamos la ascensión a la Dehesa Picorbillo, descendimos al río Arauz cruzándole para ascender al collado Secarro y bajar por Sierras Albas a Casavegas y a la carretera de Piedrasluengas, de nuevo hasta San Salvador otra vez, y subimos a Santa María de Redondo, donde nos dejaron la llave de la escuela e hicimos noche en la misma.

Valle de los Redondos

Valle de los Redondos

Al siguiente día volvimos a bajar a San Salvador para, por Herreruela de Castillería, cruzar por pista a Perapertú y de allí otra vez por asfalto llegar a Barruelo de Santullán, donde nos olvidamos de nuestro hornillo y nuestras frugales viandas para meternos un potente cocido de alubias que nos puso en carretera de nuevo con fuerzas suficientes para cruzar Valdeolea, ya en Cantabria, subir empujando por un monte de escajos hasta el Collado Somahoz y descender a Espinilla, en Campoo, ascender a Palombera y bajando un breve tramo alcanzar Braña Espina y su cabaña, donde hicimos la tercera y última noche.

Braña Espina

Braña Espina

En la mañana descendimos todo el barranco del Cambillas por su pista hasta Saja para, ya por asfalto, alcanzar Cabezón, Torrelavega y Santander por la carretera vieja y única por aquél entonces.

Yo te hablaba de cinco o seis etapas pero no; rememorándolo detenidamente y sobre el mapa he recordado perfectamente las tres pernoctas efectuadas y las cuatro etapas completadas en aquella travesía, increíble con aquellas máquinas de paseo dominguero y sin avería ni pinchazo alguno. Milagroso.

Poco después de esta hazaña, estos dos pequeños héroes descubrirían la llegada de las primeras mountain bikes con tres platos a Santander en la mítica Ciclos Abad, que les permitieron comprobar que Lope de Vega ya no era tan pindia como antes.

 

Read Full Post »

Older Posts »